​La Política Todo lo Puede

|


Hermogenes Perez de Arce

En noviembre de 1981 el doctor Augusto Larraín interviene quirúrgicamente al ex Presidente Frei Montalva. Una infección post operatoria le genera una peritonitis. Es operada, pero la infección se extiende y el paciente, de avanzada edad, muere. Los médicos más amigos y correligionarios de Frei, Patricio Silva, Patricio Rojas y Osvaldo Olguín dicen que la causa fue una operación desafortunada. Nadie disiente.

Más de quince años después una hija de Frei, Carmen, denuncia que su padre murió a consecuencias de un envenenamiento. Su hermano es Presidente (1994-2000). Recuerdo que en una reunión de redactores de “El Mercurio” se toca el tema y el director del diario, Juan Pablo Illanes, relata que le preguntó a Eduardo Frei Ruiz-Tagle al respecto y éste le respondió: “Son cosas de la Carmen”.

Pero la inquietud es “políticamente correcta”, pues se trata de inculpar a Pinochet. Y se abre un proceso judicial, a cargo del ministro sumariante Alejandro Madrid. Pasan otros seis u ocho años y en “El Mercurio” de 19 de agosto de 2006 el doctor Augusto Larraín aparece declarando: “Guardé por 25 años el secreto de mis impresiones respecto de las razones que habrían complicado la salud del ex Presidente Eduardo Frei”. ¿Por qué rompió ese silencio? Porque había sido citado por el ministro Madrid, “quien le planteó si pudo existir una contaminación externa, a lo que Larraín respondió afirmativamente... Sobre la forma en que se pudo producir esta contaminación externa, el doctor Larraín admitió que pudo no haber intencionalidad, ya que se podría haber causado por una mala esterilización”.

Pasaron otros doce años. Los exámenes de restos histológicos de Frei en los Estados Unidos descartaron el envenenamiento. Un publicitado “informe de la Universidad de Gante (Bélgica)” que confirmaba el envenenamiento ¡no existía! Pese a todo, hoy ya casi no quedan dudas, tanto que un columnista de derecha de “El Mercurio”, Francisco Covarrubias, asegura (sábado 18 de agosto) que estamos “ad portas de que en octubre el juez Madrid probablemente confirme que a Frei lo mataron”.

La política todo lo puede, sobre todo si se trata de culpar a Pinochet y cobrar una indemnización.


Hermógenes Pérez de Arce