​Latam Airlines anota pérdidas en el primer semestre generadas en parte por las huelgas que la afectaron

|


Latam aeropuerto

En el segundo trimestre, Grupo LATAM Airlines reportó un resultado operacional de US$6,5 millones y un margen operacional de 0,3%, 1,8 puntos porcentuales menor que el mismo periodo de 2017. Durante el trimestre, la Compañía enfrentó una huelga de tripulantes de cabina en Chile y también fue impactada por una huelga nacional de camioneros en Brasil, que impactaron con una pérdida de US$38 millones el resultado operacional. Adicionalmente, el Grupo tuvo una menor disponibilidad de su flota Boeing 787, dada la mantención por parte de Rolls Royce a sus motores, dejando parte de esta flota en mantenimiento. Esta es una situación a nivel de industria que está afectando a estos motores. Para el primer semestre de 2018, el resultado operacional aumentó 17,2% año-contra-año a US$ 235,0 millones, lo que significó un margen operacional de 4,6%, 0,4 puntos porcentuales por sobre el del mismo periodo de 2017.

LATAM anotó una pérdida de US$ 114 millones en el segundo trimestre, una reducción de 17,7% en comparación al segundo trimestre de 2017, a pesar de un impacto negativo de US$79 millones durante este periodo en pérdidas por tipo cambiario, principalmente por la depreciación del real brasileño. Para el primer semestre de 2018, la última línea registró una pérdida de US$ 19,7 millones, un 73% menor que la del primer semestre de 2017.

Los ingresos totales subieron 3,7% año-contra-año en el segundo trimestre de 2018, a US$ 2.357 millones. Este incremento fue explicado principalmente por un aumento de 3,6% del ingreso de pasajeros, producto de un alza de 4,6% en capacidad (ASK) y de una caída de 1,0% en ingresos de pasajero por ASK; presionado por algunas rutas de larga distancia de Brasil, especialmente a Estados Unidos, mientras que los RASK de las rutas internacionales de países de habla hispana (SSC) se mantuvieron saludables. Los ingresos de carga continuaron recuperándose durante el trimestre, creciendo un 16,8% interanual en el trimestre, impulsados por una recuperación tanto en las importaciones como exportaciones de la región.


LATAM ficha

El total de costos operacionales aumentó 5,6% año-contra-año en el segundo trimestre a US$ 2.351 millones, debido principalmente al incremento de 34,3% en los gastos de combustible respecto al mismo periodo de 2017. Excluyendo los gastos de combustible, los costos operacionales cayeron un 2,9% interanual en el segundo trimestre. Los costos por ASK aumentaron 0,9% año-contra-año, mientras que excluyendo combustible disminuyeron un 7,2% interanual, reflejando una estructura de costos más simple y eficiente. La eficiencia de costos permanece entre las principales prioridades de LATAM, y es por eso que la Compañía sigue trabajando en el continuo desarrollo de sus iniciativas de costes. En línea con esto, LATAM anunció este lunes que externalizará sus operaciones de servicio de asistencia en tierra en los aeropuertos de Guarulhos en Sao Paulo y Galeao en Rio de Janeiro. Esta decisión sigue la directriz ya iniciada por LATAM y que es una tendencia mundial la de subcontratar servicios especializados para aquellas actividades secundarias.

El 22 de mayo, Brasil ratificó el acuerdo de Cielos Abiertos con Estados Unidos, ya previamente ratificado por éste último. Este es otro paso hacia la implementación de los joint-business agreements (JBAs) de LATAM con American Airlines e IAG (British Airways e Iberia), que solo están pendientes de la autorización del Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) en Chile y del Departamento de Transporte (DOT) en Estados Unidos.

LATAM continúa trabajando en conjunto con Rolls Royce y Boeing para mitigar el impacto por la situación a nivel de industria que tienen los motores Trent 1000, afectando la disponibilidad operacional de los aviones Boeing 787. A pesar de que esta situación ha causado un impacto operacional significativo para la Compañía, durante el trimestre, éste se ha mitigado con la operación de wet-leases, así como con la modificación de itinerarios y de material de vuelo en ciertas rutas. La Compañía ha realizado sus mayores esfuerzos por afectar lo menos posible la experiencia de viaje de sus pasajeros y espera solo menores disrupciones operacionales para el resto del año. Siguiendo un máximo de 13 aeronaves fuera de servicio en junio, actualmente el Grupo tiene seis de sus 24 aviones Boeing 787 fuera de operación, cifra que espera se irá reduciendo paulatinamente, a la espera de la mantención preventiva por parte de Rolls Royce. En julio, la Compañía devolvió una aeronave bajo la modalidad de wet-lease, y en septiembre espera devolver dos de los seis aviones restantes actualmente arrendados bajo las modalidades wet y dry. En este mismo mes, LATAM Airlines Ecuador volverá a operar con normalidad en las rutas Guayaquil-Madrid y Guayaquil-Nueva York, pasando de aviones Airbus A330 a Boeing 767. LATAM espera retomar de manera gradual más aeronaves Boeing 787 a sus operaciones en el transcurso del año.

Durante el trimestre, la Compañía redujo sus compromisos de flota para 2018 de US$ 714 millones a US$507 millones, en respuesta al ambiente actual de demanda y a demoras del fabricante. Ahora, la flota operacional esperada para fines de 2018 y 2019 fue reducida a 312 y 320 aviones, respectivamente (desde 318 y 324 aeronaves esperadas, respectivamente, en el plan de flota del trimestre anterior).

LATAM ha bajado su perspectiva para este año de margen operacional a un rango entre 6,5% y 8,0% (en comparación a su guidance previo de 7,5% a 9,5%), y de crecimiento de capacidad (ASK) a un rango de 4% a 6% (desde 5% a 7%) luego de incorporar el impacto de la huelga en Chile y los ajustes de red producto de mayores precios de combustible y divisas depreciadas.

"Las huelga de tripulantes de cabina en Chile y la huelga nacional de camioneros en Brasil afectaron los resultados del segundo trimestre en US$ 38 millones, representando un impacto de 1,6 puntos porcentuales en el margen operacional del trimestre. Ya en el umbral del segundo semestre del año, estamos felices de anunciar que hemos concluido de manera exitosa las negociaciones con los sindicatos de pilotos de LATAM Cargo y los de tripulantes de cabina de LATAM Airlines Perú y LATAM Airlines Chile", señalan desde la gerencia general de LATAM.

"En paralelo, hemos progresado en la mejora de nuestra experiencia para los pasajeros con la migración del sistema de servicio de pasajeros (PSS) –la plataforma de reserva, inventario y check in– utilizado por LATAM Airlines Brasil y LATAM Airlines Paraguay desde Amadeus a Sabre, unificando así la plataforma de reserva para todo el grupo de aerolíneas, lo que se traducirá en un ahorro adicional de costos para LATAM. Tuvimos una integración fluida con impactos menores, el más importante resultando en un menor factor de ocupación para las operaciones en el mercado doméstico de Brasil.

Adicionalmente, continuamos fortaleciendo nuestra red, aprovechando oportunidades atractivas de crecimiento desde nuestros hubs y en ciertas rutas estratégicas punto-a-punto. En este contexto, para nuestro hub en Sao Paulo-Guarulhos lanzamos nuevos destinos internacionales a Las Vegas y Boston, junto con las nuevas ruta Guarulhos – Tucumán y Salvador de Bahia – Orlando, todas operadas por LATAM Airlines Brasil. Además, LATAM Airlines Perú lanzó Santiago – Cusco en agosto. LATAM Airlines Brasil también anunció un nuevo vuelo de Sao Paulo-Guarulhos a Munich para 2019, que será nuestro noveno destino a Europa.

El 15 de agosto de 2018, el gobierno argentino eliminó la tarifa mínima de referencia para los vuelos de cabotaje, levantando así la restricción sobre las tarifas mínimas de las aerolíneas. Como resultado, a contar de septiembre, comenzaremos a vender pasajes en Argentina bajo nuestro nuevo modelo de ventas para los mercados domésticos, llevando así al último de nuestros seis mercados domésticos este modelo, que nos ha permitido estimular demanda para transportar más pasajeros en cada país e incrementar la generación de ingresos auxiliares por medio de iniciativas ya implementadas en Brasil, Chile, Perú, Colombia y Ecuador. Adicionalmente, a principios del cuarto trimestre, comenzaremos a implementar este nuevo modelo de ventas en rutas regionales, expandiendo así el éxito que hemos visto en los resultados de los mercados domésticos a los vuelos internacionales. De esta manera, alrededor de un 90% del total de nuestros pasajeros estarán volando bajo este nuevo modelo a fines de este año.

En los últimos años, hemos invertido en nuestra experiencia digital a través del desarrollo de aplicaciones móviles, nuestro sitio web, y servicios automatizados en los aeropuertos; introdujimos una nueva estructura tarifaria flexible para los mercados domésticos por medio de la escisión de servicios, y revolucionamos nuestro catering abordo. Ahora invertiremos en la experiencia abordo, que es uno de nuestros principales diferenciadores y uno de los factores más relevantes para la satisfacción de los pasajeros. “Como uno de los factores más importantes en la elección de una aerolínea y en la satisfacción del pasajero, creemos que la transformación de nuestra experiencia abordo no solo ayudará a fortalecer la lealtad con nuestros pasajeros actuales, sino también a atraer nuevos clientes” dijo Claudia Sender, Vicepresidente de Clientes. Invertiremos aproximadamente US$ 400 millones en la actualización de cabinas para alrededor de dos-tercios de nuestra flota durante los siguientes tres años. La transformación de nuestras cabinas nos permitirá ofrecer una experiencia abordo líder en la industria, y servir mejor a cada pasajero con más opciones, flexibilidad y personalización. Para los pasajeros viajando en rutas de larga distancia, LATAM transformará la cabina de algunos de sus aviones de fuselaje ancho Boeing 767 y 777, además de implementar el nuevo diseño a los aviones Boeing 787 y Airbus A350 a ser recibidos en los siguientes años. Para los pasajeros viajando en vuelos domésticos y rutas dentro de Latinoamérica, LATAM transformará la cabina de más de 150 aeronaves Airbus A320 y A321, alcanzando así una configuración homogénea en su flota de fuselaje estrecho.


El Análisis de los Resultados de la Aministración

Los ingresos totales del segundo trimestre de 2018 alcanzaron US$ 2.357,4 millones, en comparación a US$ 2.273,7 millones en el mismo periodo de 2017. Este incremento de 3,7% fue impulsado por un aumento de 3,6% y 16,8% en los ingresos de pasajero y carga, respectivamente. Los ingresos de pasajero y carga representaron un 83,0% y 12,7%, respectivamente, del total del ingreso operacional del trimestre.

Los ingresos de pasajero aumentaron 3,6% año-contra-año en el segundo trimestre como resultado de un incremento de 4,6% en capacidad, mientras que el ingreso de pasajero por ASK (RASK) consolidado disminuyó en un 1,0% interanual. La caída en el RASK de pasajero fue resultado de un crecimiento de yield de 1,7%, junto con una caída en factor de ocupación de 2,2 puntos porcentuales –que fue impactada por las huelgas en Chile y Brasil, la migración del sistema de reserva de pasajes, y el programa de mantención de motores de Rolls Royce– alcanzando así un 81,5%. El crecimiento de yield fue impulsado principalmente por un entorno de precios sólido en las rutas internacionales de larga distancia desde los países de habla hispana (en particular a Estados Unidos y Europa).

Las filiales de los países de habla hispana del Grupo LATAM Airlines (SSC) –que incluyen a LATAM Airlines Chile, LATAM Airlines Perú, LATAM Airlines Argentina, LATAM Airlines Colombia y LATAM Airlines Ecuador– representaron un 17,9% del total de ingresos de pasajeros en el trimestre. La capacidad total de estos mercados se mantuvo estable año-contra-año, dado que la caída en capacidad de Chile, producto de la huelga en Abril, contrarrestó el crecimiento de capacidad consolidada en el resto de los países de habla hispana. El tráfico medido en RPK aumentó 1,1%, mientras que el factor de ocupación se expandió en 0,9 puntos porcentuales a 80,3%. Los ingresos por ASK medidos en USD disminuyeron 3,5% en el trimestre, impulsado principalmente por la depreciación del peso argentino.

En las operaciones domésticas de Brasil –las que representaron el 25,0% del total de ingresos de pasajeros en el trimestre– LATAM Airlines Brasil aumentó su capacidad en un 6,1% interanual, fortaleciendo su conectividad principalmente en el hub de Guarulhos. Por el otro lado, el tráfico medido en RPK aumentó 2,5% en el mismo periodo, registrando así una caída de 2,7 puntos porcentuales en el factor de ocupación a 77,2%. Esta caída es explicada en parte por la huelga de camioneros y la migración del del sistema de reserva de pasajes, que generó disrupciones menores en las operaciones. Como resultado, los ingresos por ASK disminuyeron 0,5% año-contra-año en moneda local (y cayeron 9,7% en USD).

En las operaciones internacionales de pasajeros –que representaron el 57,1% del total de los ingresos de pasajeros– la capacidad aumentó un 5,3% interanual en el trimestre. El tráfico internacional subió 1,8%, con el factor de ocupación cayendo 2,9 puntos porcentuales a 83,9%. El RASK consolidado creció 4,3%, impulsado principalmente por rutas desde los países de habla hispana tanto a Estados Unidos como Europa. Además, la demanda y los RASK siguieron mejorando en los vuelos regionales.

Los ingresos de carga aumentaron 16,8% en el trimestre, alcanzando US$ 299,7 millones, impulsados por un alza de 6,7% en los yields de carga, debido principalmente a un mejor entorno de demanda en la región. Adicionalmente, el factor de ocupación de carga alcanzó 54,9%, una mejora de 1,0 puntos porcentuales comparado al segundo trimestre de 2017. Las importaciones desde Norteamérica y Europa a Brasil y Chile mostraron una mejora en ingresos por ATK, de la mano de mayores importaciones de bienes electrónicos y de capital. Los mercados de exportación también mostraron una recuperación interanual, impulsados principalmente por exportaciones de salmón desde Chile.

Como resultado, los ingresos de carga por ATK mejoraron 8,7% en comparación al mismo trimestre del año anterior, consolidando y mejorando aún más la tendencia positiva que se ha registrado desde el comienzo del año pasado. La capacidad de carga, medida en ATK, mostró un alza de 7,5% en el segundo trimestre de 2018.

Los otros ingresos alcanzaron US$ 101,1 millones en el segundo trimestre de 2018, una disminución de 21,6% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Esta caída interanual se debe a un menor ingreso por parte de Multiplus, en parte por la depreciación del real brasileño y los cambios contables (NIIF-15) llevados a cabo en 2018, y a menores subarriendos de aviones a terceros en comparación con el segundo trimestre de 2017.

Los gastos operacionales en el segundo trimestre ascendieron a US$ 2.350,9 millones, un aumento de 5,6% comparado con el mismo periodo de 2017. Este incremento se explica principalmente por US$ 174,9 millones de mayores gastos de combustible, debido a un incremento de 35,6% en el precio promedio por galón (excluyendo hedge) en comparación con el segundo trimestre de 2017. Sin embargo, el costo por ASK excluyendo los costos de combustible disminuyó en 7,2% en el mismo periodo, como resultado de las iniciativas de contención de costos implementadas durante 2017, sumando a un aumento interanual de 4,6% en la capacidad durante el trimestre. Los cambios en los gastos operacionales se explicaron principalmente por:

Salarios y beneficios, disminuyeron 3,7%, explicado por la disminución de 3,9% en el número de empleados durante el trimestre, como también por la depreciación de 12,2% del real brasileño y de 49,4% del peso argentino. Esto fue parcialmente compensado por el aumento anual en los salarios unitarios, principalmente debido a ajustes por inflación, así como también por la apreciación de 6,4% del peso chileno.

Costos de Combustible, aumentaron 34,3%, debido al alza de 35,6% en el precio promedio de combustible por galón (sin incluir cobertura) comparado con el segundo trimestre de 2017. Esto último, fue contrarrestado parcialmente por US$ 10,4 millones en ganancias por cobertura de combustible, comparado con pérdidas por coberturas de US$ 10,5 millones en el mismo periodo de 2017. Por otro lado, la Compañía reconoció una ganancia de US$ 6,2 millones por coberturas de tipo de cambio, lo que se compara con un balance neutro por el mismo concepto durante el segundo trimestre del año anterior.

Comisiones pagadas a agentes, disminuyeron en 5,9%, debido a menores comisiones de pasajero en las operaciones de LATAM Airlines Brasil producto de la depreciación del real brasileño, lo que fue parcialmente contrarrestado por un mayor transporte de pasajeros y carga durante el trimestre.

Depreciación y amortización, registró una caída de 2,4%, como resultado del impacto positivo que tuvo la depreciación de 12,2% del real brasileño en el trimestre, lo que fue parcialmente contrarrestado por un mayor número de aviones propios en comparación al mismo periodo de 2017.

-Otros arriendos y tasas de aterrizaje, incrementaron en 9,4%, debido al aumento en la operación de pasajeros y carga, así como a mayores costos asociados a las sus operaciones de servicio de asistencia en tierra.

-Gastos de servicio a pasajeros, aumentaron 22,4%, debido a mayores compensaciones a pasajeros producto de las huelgas que ocurrieron en Chile y Brasil durante el trimestre.

-Arriendo de aeronaves, registró una caída de 10,5%, en línea con el trimestre anterior, como resultado de una disminución de seis aviones en nuestra flota bajo arriendos operacionales.

-Gastos de mantenimiento, disminuyeron 8,3%, ya que la Compañía registró menores costos por devolución de aviones, debido a que devolvió un avión en arriendo operacional durante el trimestre, en comparación a siete aeronaves devueltas en el mismo periodo del año pasado.

-Otros gastos operacionales, cayeron 10,4%, por menores gastos de marketing y publicidad, y menores costos asociados a la redención de puntos en el programa de fidelidad como consecuencia de los cambios contables (NIIF-15) llevados a cabo en 2018.