Cuentas Nacionales: las cifras trimestrales que revisó el Banco Central

|


Banco central 4

De acuerdo con la política de revisiones establecida para las cuentas nacionales trimestrales, el Banco Central presentó este lunes una nueva estimación del PIB para el primer trimestre del año 2018, asociada a la actualización de los indicadores básicos utilizados en la versión anterior. Si bien se observaron revisiones de diversa magnitud en las actividades económicas, estas se compensaron parcialmente, registrándose una revisión de 0,2 puntos al alza en el PIB del primer trimestre.

Desde la perspectiva del origen, la revisión de mayor contribución provino de la actividad agropecuaria-silvícola; también destacaron las correcciones de industria manufacturera y comunicaciones. En tanto, las correcciones a la baja de mayor incidencia provinieron de administración pública, construcción y servicios empresariales.

La nueva estimación para el sector agropecuario-silvícola se explica por la corrección de las actividades frutícola y agrícola. En el primer caso, la revisión de fruticultura responde a la inclusión de los resultados de la vendimia del año 2018, publicados por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), así como también, a la incorporación de las cifras de exportaciones actualizadas. Por su parte, la revisión en la actividad agrícola obedece a la incorporación de la producción de cultivos anuales y de las exportaciones efectivas al mes de junio.

En el caso de las actividades industria manufacturera, construcción, comercio, restaurantes y hoteles, servicios empresariales, transporte, comunicaciones, servicios personales y empresariales, las revisiones responden a la incorporación de información tributaria mensual actualizada.

En adición a lo anterior, en el caso de la actividad industria manufacturera se incluyó información efectiva de la producción de vino y cifras revisadas del Índice de Producción Industrial (IPI), provenientes del SAG y del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), respectivamente. Asimismo, para la medición de los sectores comunicaciones y servicios de información, y servicios personales se incorporó nueva información sectorial. En el caso del primero, se incluyeron estadísticas sectoriales de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel); y en el caso del segundo, se corrigió al alza debido a la incorporación de datos efectivos de subvenciones a los establecimientos de educación escolar.

Por su parte, en administración pública se actualizó la información de dotación y del gasto en personal proveniente de la Dirección de Presupuestos (Dipres) y de la Contraloría General de la República, respectivamente. Finalmente, la conciliación entre las estimaciones de oferta y demanda, implicaron revisiones generalizadas a nivel sectorial.


Demanda interna


La tasa de crecimiento de la demanda interna se corrigió al alza, desde una tasa de variación de 3,8% a 4,0%. El cambio se explica por un aumento de la inversión, impulsado por mayores existencias; este efecto fue parcialmente compensado por reducciones en el consumo.

La revisión al alza de la inversión respondió a una mayor acumulación de existencias, determinada principalmente por productos frutícolas; también incidió un mayor stock de productos manufacturados tras incorporar información actualizada de la Encuesta Mensual de Inventarios (EMI). Compensando lo anterior, el gasto en FBCF se corrigió a la baja, producto de una menor inversión en maquinaria y equipo a la luz de cifras actualizadas de la EMI. En menor medida, la revisión a la baja de la FBCF en construcción y otras obras coincidió con los cambios observados a nivel de actividad.

La revisión a la baja del consumo fue liderada por la corrección del consumo del gobierno, a la luz de información presupuestaria efectiva, proveniente de la Dipres. Por su parte, el agregado de consumo de los hogares presentó una revisión a la baja en el primer trimestre, explicada por servicios, donde la incidencia mayor provino del gasto en turismo por inclusión de información del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur).

Los cambios a las cifras de exportaciones e importaciones están en línea con las revisiones a la balanza de pagos. En el primer caso, la corrección reflejó la revisión del componente de bienes, destacando, en términos de contribución, las exportaciones de fruta y, en menor medida, de vinos. Respecto de las importaciones, destacaron en términos de incidencia las revisiones a la baja en las internaciones de productos metálicos básicos y productos de caucho y plástico. Compensó el resultado anterior una revisión al alza en las compras de productos textiles y las internaciones de petróleo y gas natural.

Por otra parte, el ingreso nacional bruto disponible real se revisó al alza en 0,3 puntos porcentuales, en respuesta a la corrección del PIB y de las rentas netas con el exterior.


Tasa variacion2018