Manufacturas y Comercio lideraron el crecimiento del PIB durante abril-junio

|


Manufacturas

El incremento de 5,3% anual en el PIB del segundo trimestre fue liderado por las actividades manufactureras y comercio y, en menor medida, de servicios personales y empresariales. El resto de las actividades también contribuyó al crecimiento, destacando el dinamismo de la actividad agropecuaria y silvícola.


Sector agrícola 


De acuerdo a lo informado este lunes por el Banco Central en las Cuentas Nacionales del pasado trimestre, la actividad agropecuario-silvícola continúa la senda de crecimiento del primer cuarto, impulsada por fruticultura y agricultura. La actividad agropecuario-silvícola creció 7,8%, en línea con el resultado observado a marzo.

El resultado de la actividad fue liderado por fruticultura y, en menor medida, por agricultura. El aumento en fruticultura se explicó principalmente por la producción de uva vinífera y de arándanos. En contraste, la mayor incidencia negativa provino de la producción de frutos secos y de paltas. Por su parte, el resultado de agricultura fue reflejo de mayor producción de hortalizas y, en menor medida, de arroz y remolacha; este efecto fue compensado por una menor producción de papas. En ganadería y silvicultura también se observaron cifras positivas, donde predominó la producción de aves y de trozas de coníferas, respectivamente.

La mayor producción de salmónidos fue el factor principal en el crecimiento de la actividad pesquera. La actividad creció 10,5% tras caer en el primer trimestre. El crecimiento en acuicultura obedeció a una mayor producción de salmónidos, donde se observó un aumento en la cosecha con destino industrial. El aumento observado en la pesca extractiva fue liderado por la extracción de anchoveta, en parte compensado por la caída de los desembarques de merluzas.


Minería


Mientras, la expansión de la minería se explicó por una mayor producción de cobre y de minerales no metálicos La actividad minera creció 4,8%, completando cuatro trimestres con cifras positivas. Este desempeño fue reflejo del aumento en la actividad cuprífera y, en menor medida, de una mayor extracción de minerales no metálicos. Las cifras desestacionalizadas exhibieron una caída respecto al primer trimestre del presente año (gráfico 7). La expansión en la minería del cobre se asoció al desempeño de las grandes empresas del sector, en línea con mejoras de procesos y, en menor medida, a mejores leyes del mineral en algunos yacimientos. Respecto de la actividad de extracción de no metálicos, todos sus componentes crecieron, destacando las extracciones de caliche y de carbonato de litio.


Manufacturas


Por su parte, la industria manufacturera aumentó 7,3% liderada por la industria alimenticia; con una menor contribución, también destacó la elaboración de bebidas y tabaco y la fabricación de productos metálicos, maquinarias y equipos.

En el crecimiento de la industria alimenticia incidió la mayor producción de mataderos, en especial carne de aves, de conservas de frutas y de alimento animal. La industria pesquera creció en línea con los resultados del sector pesca, presentando una mayor producción de harina de pescado y un aumento en la elaboración de salmón fresco y congelado. Por otro lado, en el incremento de las actividades de elaboración de bebidas y tabaco destacó la producción de vinos, reflejo de un aumento en la vendimia del presente año. En menor medida, las actividades de fabricación de productos metálicos y de partes y piezas de maquinaria impulsaron al sector, acorde con una mayor demanda de la actividad minera por estos insumos.


EGA


A su vez, la actividad de Electricidad, Gas y Agua (EGA) escaló en un 5%, explicado principalmente por una mayor generación eléctrica. El incremento en el valor agregado de la generación eléctrica correspondió a la utilización de insumos de menor costo, principalmente debido a la mayor disponibilidad de recursos hídricos. También destacó la generación de energía solar y la menor participación de la generación térmica. En tanto, la actividad gas cayó por menor regasificación, debido a una menor demanda de la generación eléctrica.


Edificación


La edificación habitacional y las actividades especializadas lideraron el crecimiento en construcción El sector se elevó en un 4,6%, enterando dos trimestres consecutivos con cifras positivas. El desempeño en edificación fue impulsado por su componente habitacional, parcialmente compensado por la caída del no habitacional. Por su parte, crecieron los servicios especializados y las obras de ingeniería no presentaron variación. En relación al aumento de la construcción habitacional, este se debió a la construcción tanto de casas como de departamentos. En cambio, la caída en el sector no habitacional se explica por una menor construcción de establecimientos educativos, oficinas y plantas industriales.

Por otra parte, el resultado de obras de ingeniería obedeció a un incremento en las obras mineras y a la caída de las obras eléctricas.


Comercio


Asimismo, el comercio aumentó 8,1%, reflejo de un ascenso en todas sus líneas. El crecimiento en la actividad fue liderado por el comercio mayorista, donde destacaron las incidencias de maquinarias y equipos. El resto de las líneas también contribuyó a este resultado, observándose un alto dinamismo en las ventas de combustibles y materiales de la construcción. El comercio automotor fue impulsado por las ventas de vehículos y, en menor medida, por la mantención y venta de repuestos. De la misma forma, el comercio minorista presentó un mayor dinamismo respecto a los trimestres anteriores, explicado por vestuario y calzado y equipamiento doméstico.

Transporte

La actividad transporte y almacenamiento creció 4,8%, cifra menor al trimestre previo pero mayor a las tasas observadas el año anterior. Por otro lado, las cifras desestacionalizadas indicaron un aumento trimestral. El desempeño de la actividad fue el resultado de una expansión en todas sus líneas, donde la mayor incidencia fue en transporte de carga. Destacaron también por su dinamismo servicios de carreteras, puertos y almacenamiento.

Respecto al transporte terrestre de carga, destacó aquel realizado por carretera, en línea con el comportamiento de las actividades demandantes. Finalmente, si bien el transporte aéreo creció, el dinamismo del sector fue menor al de los dos trimestres anteriores; las mayores incidencias se observaron en el servicio aéreo de pasajeros nacionales y el arriendo de naves.


Comunicaciones


La actividad comunicaciones y servicios de información aumentó 4,0%, cifra que representa menor dinamismo respecto a los dos trimestres anteriores. La actividad de comunicaciones se vio impulsada por la telefonía móvil, que presentó un alto dinamismo en el período. Contrarrestaron este resultado la telefonía fija y los servicios de larga distancia. Respecto de los servicios de información, su crecimiento fue reflejo del aumento en servicios de programación informática y procesamiento de datos y hosting.


Servicios empresariales


Los servicios empresariales registraron un crecimiento de 5,4%, mayor a la tasa exhibida el trimestre anterior. Este dinamismo se observa también en la variación trimestral según cifras desestacionalizadas (gráfico 15). Los dos componentes de esta actividad, servicios profesionales y administrativos y de apoyo, presentaron un crecimiento en el período, donde los primeros destacaron por una mayor contribución. La expansión de las actividades profesionales obedeció al crecimiento en todas sus líneas, destacando las actividades de consultoría arquitectura e ingeniería. Por su parte, los servicios jurídicos y contables también anotaron un alza. Por otra parte, servicios personales aumentó 4,5%; si bien este crecimiento es menor que el del trimestre anterior, la agrupación continúa con un mayor dinamismo respecto del año 2017. Destacaron los servicios de salud pública y privada por su contribución. 


Principales agregados macroeconomicos