S&P aviva la crisis de Atlantia: El mercado no se fía

|


Atlantia (Genova)

La sombra del desastre de Atlantia puede ser muy alargada. Hoy la compañía transalpina abría con subidas del 6% en Bolsa (que después se moderaban hasta el 3,5%), tras desplomarse ayer más del 20%. Pero la noticia de la revisión por parte de la agencia internacional Standard & Poor’s para una posible bajada de la calificación a Atlantia ha avivado las llamas que azotaron ayer al valor y, de forma colateral, a ACS.

“El Gobierno italiano considera a Autostrade culpable del derrumbe y le acusa de no realizar los controles y el mantenimiento debidos, por lo que ha exigido la dimisión a los directivos y ha iniciado un proceso para revocar la licencia. En este caso, comenzaría una batalla legal que podría durar años y, previsiblemente, Atlantia tendría derecho a ser indemnizada”, advierten los analistas de Renta 4.

En declaraciones a Reuters, el viceministro de Transporte de Italia, Edoardo Rixi, explicó ayer las opciones que barajaba el Gobierno italiano: “Podría ser la revocación completa, la revocación de solo la parte de la A10 o una multa”, aunque añadió que “una multa de 150 millones de euros es muy baja”.

Si finalmente se produce la rebaja en el rating de Atlantia (actualmente en BBB+, tres escalones por encima del considerado bono basura), la firma controlada por la familia Benetton podría enfrentarse a la revisión de alguna de las cláusulas de su deuda, que incluye el contrato de financiación de Abertis Para analizar cómo abordar la crisis interna, la operadora italiana de autopistas Autostrade per l'Italia podría celebrar una reunión extraordinaria de su Consejo de Administración el próximo martes. Por su parte, Atlantia, podría reunirse el miércoles.

Analistas como JP Morgan ya han alertado sobre el valor, que mantienen en 'neutral', ya que la incertidumbre por cómo la compañía gestione esta tragedia puede ir más allá de una crisis política y reputacional.

Ahora la pregunta es si la crisis que rodea a Atlantia puede volver a salpicar a los negocios de ACS, de Abertis o, incluso, del sector constructor. Ayer, ACS reaccionó con caídas superiores al 5% en algunos momentos de la sesión, aunque finalmente cerró con un descenso del 2%. “Pensamos que esta caída no está justificada, dado que no tienen vínculos directos que puedan afectar a los resultados de ACS, más allá de posibles mayores requisitos en el mantenimiento de las concesiones y cierto repunte en el coste de financiación de la SPV para la adquisición de Abertis”, afirman en Renta 4.

Fuera como fuere, lo cierto es que la onda expansiva de ACS alcanzó ayer a otras empresas que gestionan concesiones, como Ferrovial que descendió un 1,20 % -el tercer mayor descenso del Ibex 35-, y Acciona, que perdió un 0,84 %, la cuarta caída del selectivo. Hoy las concesionarias también registran caídas en la Bolsa española, aunque están acompañadas por casi todo el índice. Pocos valores aguantan en verde. (Investing,com)