Italia echa a Atlantia de sus autopistas por la crisis de Génova

|


Genova (puente)

El gobierno italiano reacciona contra Atlantia, propietaria de la española Abertis, por el derrumbe de un puente en Génova que causó la muerte de 39 personas este martes. El Ejecutivo activa "todos los mecanismos" para que la compañía deje de gestionar sus autopistas.

"Si no son capaces de gestionar nuestras autopistas, el Estado lo hará", advirtió el ministro de infraestructuras, Danilo Toninelli.

A través de un mensaje en Facebook, el político transalpino informó de la activación "de todos los procedimientos para la posible revocación de las concesiones y la imposición de multas de hasta 150 millones de euros".

Además, el ministro exigió la dimisión de todos los directivos de la concesionaria Autoestrade per l'Italia, la filial de Atlantia, responsable del mantenimiento del puente. "Deben dimitir antes que nada", avisó.

"Las compañías que administran nuestras autopistas se embolsan los peajes más caros de Europa, mientras que pagan concesiones a precios vergonzosos. Ingresan miles de millones, pagan unos pocos millones de impuestos y ni siquiera realizan el mantenimiento necesario para puentes y carreteras", criticó.

El viceministro de la cartera de infraestructuras, Edoardo Rixi, añadió que "un puente así no se colapsa por un rayo, ni por una tormenta". Y enfatizó: "Los culpables deben ser encontrados".

Autoestrade per l'Italia respondió a las amenazas y aseguró que las revisiones del viaducto estaban en regla y que las actuaciones de mantenimiento se realizaron en línea con las exigencias del Gobierno. "Los resultados de dichos controles eran tranquilizadores", defendió la empresa.


Atlantia cae en picada


Al cierre de este artículo, Atlantia caía el -5,39% en bolsa hasta los 23,54 euros por acción. Sin embargo, el descenso llegó a ser del -10,33% minutos después del mensaje de Facebook del ministro Toninelli.

El descenso se une al producido inmediatamente después del derrumbe del puente --posteriormente recuperado parcialmente--, que alcanzó el -9,35%.

En total, la participación del grupo de infraestructuras transalpino perdió el 5,95% del valor desde la tragedia.

Aunque todavía no esté cerrada, la compra de Abertis no peligra para Atlantia. Tras excluirla de la bolsa, Hotchief, la filial alemana de ACS, traspasará todas las acciones de la sociedad española a una nueva compañía que estará controlada al 50% más una acción por el conglomerado italiano, cuyo negocio ahora corre en riesgo tras la tragedia de Génova. (Economiadigital.es)