​Economía Debilucha o “En Reparación”

|


Miguel Brunaud slider

Sin lugar a dudas no pasaron inadvertidas las palabras de la ex presidenta de la República y actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU Sra. Michelle Bachelet, al calificar el actual momento de la economía chilena como “debilucha”.

La primera reflexión que necesariamente debe hacer alguien que entiende un poco de economía, es que las palabras de la ex mandataria resultan al menos injustas, por no decirlo con todas sus letras, carentes de todo contexto y conocimiento.

Quién pudo creer que en cinco meses, cualquier mandatario, incluido Piñera, pudiera revertir el negativo ciclo económico por el que atraviesa nuestra economía, donde los factores internos han sido los que más han afectado en los pobres indicadores económicos que dejó el gobierno pasado.

Este artículo no pretende ser una defensa de la administración económica actual, sino ser justo y objetivo, en que los efectos de las medidas correctivas que ha tomado el actual gobierno ya están dando frutos, si consideramos que el primer semestre el crecimiento supera el 4,5% y no el paupérrimo 1,5% que logró el gobierno anterior.

Hay que pensar que el deterioro de la economía producto de las medidas que implementó la anterior Hacienda son tan grandes, que es imposible corregirlas en cinco meses, ni siquiera en un período de cuatro años de mandato completo, ya que la mala calidad de las mismas dificulta su corrección, en especial, la reforma tributaria que es el mayor dolor de cabeza.

Por lo tanto, la correcta calificación de nuestra economía no es “debilucha”, sino que “en reparación”, lo que implica que todas las medidas ya implementadas y las que están en proceso de diseño, lo que buscan es reactivar la economía, mejorar todos los índices macro, recuperar la confianza de los inversionistas extranjeros, dar tranquilidad a los empresarios y trabajo a los miles de chilenos que ven esperanzados las medidas que adopte el Sr. Piñera.

De lo anterior, resulta del todo curioso que la actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU Sra. Michelle Bachelet califique de mala manera nuestra economía, más aún en instancias internacionales cuando el deterioro de la misma, en un alto porcentaje se debe a las medidas incorrectas que aplicó su gobierno, desde la administración del Sr. Alberto Arenas hasta lo poco que pudo hacer el ministro Sr. Rodrigo Valdés, a pesar de estar consciente de los defectos que tenían las reformas implementadas, especialmente, la tributaria.

Hoy nos resta esperar que todas las reformas que impulse el gobierno del Sr. Sebastián Piñera cumplan el objetivo de reparar la dañada economía que dejó el anterior gobierno, para que la próxima vez que la Sra. Bachelet se refiera a ella, la califique como una economía robusta y potente.


Miguel Brunaud Ramos

Profesor de Derecho Económico de la Universidad de Chile