​Sala Cuna Universal: Empresarios valoran proyecto pero preocupa implicancia para Pymes

|


Sala Cuna

A raíz de la presentación –este miércoles- del proyecto de Sala Cuna Universal que modifica la actual normativa y que busca ampliar este beneficio a toda mujer que quiera integrarse al mercado laboral, el presidente de la CPC, Alfonso Swett, y el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, valoraron la iniciativa, pero se mostraron preocupados por el efecto que pueda tener para las Pymes el que el costo del financiamiento sea de cargo del empleador. La CPC sugiere que para compensar el incremento de costo que implica por trabajador, se disminuya la cotización para el seguro de cesantía.

"Aplaudimos que se ponga fin a una regulación laboral discriminatoria como la establecida en el artículo 203 del Código del Trabajo sobre sala cuna, que carga de manera exclusiva en las mujeres los costos de la maternidad y el cuidado infantil, señala el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Alfonso Swett.

Señala que valoran el anuncio de la ampliación del beneficio de sala cuna, "por cuanto estamos absolutamente a favor de toda política pública que permita la incorporación de más mujeres al mercado laboral, que favorezca la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos y que nunca más ponga a las madres o padres ante el dilema de trabajar o cuidar a un hijo".


Alfonso swett

Sin embargo respecto de lo que se ha informado sobre el financiamiento de esta iniciativa, "debemos reconocer que al quedar a cargo del empleador a través de la cotización previsional, constituye un impuesto al trabajo. Esto significa que será más caro contratar personas, principalmente en las pequeñas empresas, lo que preocupa en forma especial en un contexto de creciente aumento de la informalidad y, con ello, de la precariedad de los empleos".

Swett propone que para compensar este aumento de costo que puede ser determinante para la viabilidad futura de algunas pymes, se avance hacia una disminución de la cotización del seguro de cesantía, ya que, después de pagados todos los beneficios que contempla, se genera un alto excedente que queda sin uso", explica el presidente de la CPC.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, aseguró que “a la luz de la información disponible sobre el proyecto creemos que es una iniciativa positiva, especialmente para el comercio, los servicios y el turismo, ya que son los rubros que contratan más mujeres en nuestro país”. Agregó que “nos parece bueno que sus beneficios se extiendan a todas las mujeres que deseen ingresar al mercado del trabajo, porque ayudará a reducir la brecha salarial e incentivará a que más de 250 mil mujeres puedan equilibrar trabajo y familia”.

Además, Melero aseguró que “otra cosa positiva, aunque no es el centro del proyecto, es que el beneficio pueda extenderse a aquellos padres que tengan a su cargo el cuidado personal de sus hijos”. “Sin duda, este proyecto viene a resolver un problema muy serio y que dice relación con la brecha salarial y el mayor desempleo que afecta a las mujeres de nuestro país. Por eso es clave que la iniciativa que se apruebe sea sustentable en el tiempo, de manera que se convierta en una garantía tanto para las futuras trabajadoras, como para las empresas”, recalcó.

En este sentido, el presidente del Comercio hizo hincapié en revisar bien las implicancias que el proyecto pudiera tener para las empresas más pequeñas. “Siempre hemos señalado que los empresarios estamos dispuestos a hacer un esfuerzo por avanzar en materias tan relevantes como esta, pero es importante tener en consideración las leyes vigentes y los proyectos de ley comprometidos por el Ejecutivo, con objeto de no generar una carga excesiva, sobre todo para las pymes”.


Manuel Melero CNC

Al respecto, recordó que “para el proyecto previsional se adicionaría un 4% adicional que saldría del bolsillo del empleador, además del 0,03% agregado a raíz de la dictación de la denominada ley SANNA, que establece un seguro obligatorio para padres y madres con hijos afectados por ciertas enfermedades graves. Además, está la propuesta de aumentar las vacaciones, lo que obviamente generaría otro costo para el empleador”.

Agregó: “para las empresas de mayor tamaño este ajuste pudiera ser marginal, pero para una empresa pequeña, que está intentando sobrevivir en el tiempo y que tiene el deseo de crecer, este tipo de cargas pudieran ser demasiado exigentes”. Por esto llamó a “tener en consideración todos estos elementos en el Informe de Productividad que debiera acompañar al proyecto de ley, para de esta forma generar una política pública sustentable en el tiempo”.