EE.UU. anuncia nuevos aranceles a US$16.000 millones de importaciones chinas desde el 23 de agosto

|


China estados unidos

Estados Unidos (EE.UU.) comenzará a imponer aranceles del 25% sobre productos chinos valorados en US$ 16.000 millones el 23 de agosto, anunció anoche la Oficina del Representante Comercial del país norteamericano.

La medida se une a las tarifas que Washington aplica desde el pasado mes a bienes del gigante asiático por valor de US$ 34.000 millones, y representa una escalada de lo que es visto como una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

Este martes la administración de Donald Trump publicó una lista final de 279 líneas de productos que serán afectados por los nuevos gravámenes, la cual abarca desde motocicletas hasta turbinas de vapor y vagones de ferrocarril, incluyendo los semiconductores, una de las categorías más grandes.

Los nuevos impuestos, que elevarán el valor total de las mercancías afectadas a US$ 50.000 millones, probablemente no sean los últimos que entrarán en vigor como parte de la ofensiva comercial iniciada por Trump, y que ha golpeado a los principales socios del país.

El representante comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, confirmó la semana pasada que está considerando la posibilidad de imponer tarifas de un 25% a importaciones chinas valoradas en US$ 200.000 millones.

Según recordó el funcionario, el 18 de junio Trump le indicó que identificara mercancías provenientes de la nación asiática a las cuales se les pudieran aplicar aranceles de un 10%.

Pero hace unos días el mandatario republicano le instruyó que considere aumentar del 10% al 25% los gravámenes que recaerían sobre una lista de productos dada a conocer el 10 de julio último.

Washington impulsa estas tarifas bajo el argumento de enfrentar presuntas prácticas desleales del país oriental relacionadas con la adquisición de propiedad intelectual y tecnología estadounidenses, así como para revertir el déficit comercial con Beijing.

Tras la aplicación de los primeros gravámenes el 6 de julio, una medida que recibió críticas de varios sectores económicos estadounidenses y legisladores republicanos, China respondió con un paquete de contramedidas arancelarias de igual peso a productos provenientes de este país.

De acuerdo con Lighthizer, el posible aumento de futuros aranceles tiene la intención de proporcionar a la administración Trump 'opciones adicionales para alentar a China a cambiar sus políticas y conductas perjudiciales'.

El gigante asiático, por su parte, ha considerado las subidas tarifaria del territorio norteamericano como una violación de las normas de la Organización Mundial del Comercio y una intimidación que solo desplomará la cadena industrial y de valor global. 


Respuesta de China

La respuesta no se hizo esperar. China informó este miércoles que establecerá impuestos extra de 25% sobre importaciones de productos estadounidenses valorados en US$ 16.000 millones. Así lo comunicó el Ministerio de Comercio de ese país, aseverando que “esta práctica es muy poco razonable”.



(Prensa Latina y Reuters).