Iván Duque asumió como Presidente de Colombia bajo la consigna de "soluciones y no agresiones"

|


Ivu00e1n Duque (Colombia)

El abogado Iván Duque asumió el martes como presidente de Colombia con la promesa de unir a un país dividido por el acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC.

El político de derecha, que reemplazó al ganador del Premio Nobel Juan Manuel Santos, enfrenta los desafíos de ajustar el acuerdo con la desmovilizada guerrilla de las FARC, combatir el narcotráfico, la violencia, la corrupción y reducir las brechas sociales mejorando la cobertura de educación y salud.

“Quiero gobernar a Colombia con valores y principios inquebrantables, superando las divisiones de izquierda y derecha (...) quiero gobernar a Colombia con el espíritu de construir, nunca de destruir”, dijo Duque después de jurar y recibir la banda presidencial.

Colombia se enfrenta a los desafíos de una economía que sigue débil, una nueva ola de bandas criminales se dedica al narcotráfico y a la minería ilegal ocupando territorios desalojados por las FARC y a cobijar a más de 870.000 inmigrantes venezolanos que han llegado en busca de comida y trabajo.

Duque, exsenador del partido Centro Democrático, quiere hacer ajustes a un acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para impedir el narcotráfico sea un delito amnistiable y obligar a que los antiguos comandantes rebeldes respondan ante la justicia antes de ocupar cargos políticos.

“Desplegaremos correctivos para asegurar a las víctimas verdad, justicia proporcional, reparación y no repetición. También corregiremos fallas estructurales que se han hecho evidentes en la implementación”, dijo Duque ante 10 presidentes latinoamericanos invitados en un acto en la Plaza de Bolívar de Bogotá, en medio de fuertes medidas de seguridad.


El mensaje

Duque, de 42 años, tiene el apoyo del expresidente Álvaro Uribe, un duro crítico del acuerdo de paz cuyo padre fue asesinado por los rebeldes en un fallido intento de secuestro y quien fue el más férreo opositor de Santos.

Uribe, que enfrenta acusaciones de manipular testigos en un proceso ante la Corte Suprema de Justicia por supuestos vínculos con escuadrones paramilitares de ultraderecha, es visto por algunos como el poder detrás de Duque, a quien consideran como un político inexperto.

Pero Duque, quien trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington antes de que Uribe le pidiera regresar a Colombia en 2014 para convertirse en senador, ha mostrado independencia en la conformación de su equipo de ministros y moderó sus discurso frente al acuerdo de paz.  El presidente reiteró que buscará “soluciones y no agresiones”. (Reuters)