Banco Central publicó nuevas exigencias de gestión de liquidez para la industria bancaria

|


Banco central 4

El Banco Central estableció en su regulación, contenida en el Capítulo III.B.2.1 de su Compendio de Normas Financieras, exigencias mínimas de cumplimiento para la razón de cobertura de liquidez de corto plazo (LCR, por sus siglas en inglés), definida como uno de los elementos esenciales de las recomendaciones internacionales de Basilea III.

De acuerdo al cronograma, las exigencias de LCR aumentarán gradualmente desde 2019 hasta 2023, partiendo desde un nivel mínimo del 60% y escalando 10 puntos progresivamente cada año hasta llegar al 100% en el periodo descrito.

“De esta forma se tiende a consolidar un hito importante al cumplir con las recomendaciones de Basilea III en la dimensión de riesgos de liquidez de corto plazo, alcanzando una plena convergencia en 2023”, apuntó el órgano emisor.

A modo de referencia, cabe notar que el calendario de implementación de Basilea III alcanza el mínimo exigido de 100% en 2019. Desde una perspectiva más amplia, cabe recordar que en 2015 el Banco perfeccionó de manera comprehensiva esta regulación siguiendo las orientaciones de Basilea III tanto en aspectos cualitativos como en la incorporación de nuevos indicadores cuantitativos de corto y largo plazo (LCR y NSFR, por sus siglas en inglés, respectivamente).

En ese momento, estos indicadores de liquidez definidos por Basilea III fueron incorporados a la regulación solamente como un requisito de información, pero sin establecer un límite normativo respecto a su nivel. Luego de un proceso de implementación por parte de la SBIF, estos indicadores comenzaron a ser informados a dicho órgano supervisor a partir de marzo de 2016, hasta acumular un historial de información suficiente para avanzar con una segunda etapa que había comprometido el Banco en 2015: establecer un límite normativo para el LCR.