Guerra comercial: China pide entrar en razón y EE.UU. resta dramatismo a nuevos aranceles

|


Geng Shuang (portavoz cancilleru00eda china)

China instó este jueves a Estados Unidos (EE.UU.) a entrar en razón después de que el gobierno de Donald Trump elevara la presión sobre Pekín al proponer aranceles del 25% sobre bienes importados desde el gigante asiático por valor de US$ 200.000 millones.

El representante de Comercio, Robert Lighthizer, afirmó el miércoles que Trump ordenó el incremento de una propuesta previa de gravámenes de 10% debido a que China se ha negado a cumplir con las exigencias de Washington e impuso tarifas en represalia sobre bienes estadounidenses.

“Aconsejaríamos a Estados Unidos que corrija su actitud y no intente chantaje. No funcionará con China”, apuntó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang. “En segundo lugar, aconsejaríamos que entre en razón, y no deje que las emociones afecten ciegamente sus decisiones porque al final les acabará perjudicando a ellos mismos”.

Los mercados chinos cayeron con fuerza el jueves. En lo que va de 2018, el índice compuesto de Shanghái acumula pérdidas por 16%, con el que es el segundo índice bursátil con peor desempeño del mundo, mientras que el yuan también se depreció frente al dólar, ampliando su depreciación desde inicio del año a más de un 4,5%.

No ha habido conversaciones formales entre Washington y Pekín durante semanas sobre las demandas de Trump de que China lleve a cabo cambios fundamentales en sus políticas sobre protección de la propiedad intelectual, transferencias de tecnología y subvenciones para las industrias de alta tecnología.

Geng dijo que la puerta de China para dialogar sobre la disputa comercial estaba abierta, pero que debía basarse en el respeto mutuo y la igualdad. “Las actuales amenazas unilaterales y la presión de EE.UU. solo serán contraproducentes”, declaró el funcionario.


Ross: no habrá un cataclismo


Por su parte, el secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, comentó en esta jornada que los nuevos gravámenes que impondrían a cerca de la mitad de los bienes chinos adquiridos tendrían un impacto pequeño sobre la economía del país asiático y no conllevarían un desastre, dijo “No es algo que vaya a ser cataclismo”, comentó en una entrevista con Fox Business News.

Según explicó, el tributo del 25% sobre bienes valorados en US$ 200.000 millones solo representaría un monto de US$ 50.000 millones al año, igual o menor al 1% de la economía china. (Reuters, Estrategia.cl)