Banco de Japón flexibiliza programa de estímulo pese a costos de relajación monetaria prolongada

|


Banco de Japu00f3n

El Banco de Japón anunció este martes medidas para flexibilizar su programa de estímulo y se comprometió a mantener las tasas de interés bajas por el momento, lo que refleja su pronóstico de que tomará tiempo para que la inflación alcance su objetivo de un 2%.

La decisión subraya los desafíos que enfrenta el ente emisor nipón (BoJ, por su sigla en inglés), en momentos en que un IPC obstinadamente débil lo obliga a mantener un programa de estímulo a pesar de los costos de una relajación prolongada de la política monetaria.

Los cambios sugieren que, si bien el gobernador Haruhiko Kuroda planea mantener el programa de estímulo radical por el momento, está analizando el impacto que tiene en otras partes de la economía, como los mercados financieros y el sistema bancario.

En una revisión de tasas de interés de dos días que finalizó el martes, el BoJ decidió por una votación de 7-2 mantener su objetivo de tasa de interés a corto plazo en menos 0,1% y una promesa de guiar los rendimientos de los bonos soberanos a 10 años en torno al cero por ciento.

Pero el banco central dijo que permitiría que las tasas a largo plazo fluctúen dependiendo de la evolución económica y de los precios, y que conduciría sus compras de activos de manera más flexible.

“El BoJ comprará bonos del Gobierno para que los rendimientos a 10 años se mantengan en torno al 0%. Al hacerlo, los rendimientos pueden subir y bajar hasta cierto punto principalmente dependiendo de la evolución económica y de los precios”, dijo la entidad en un comunicado donde anunció su decisión de política monetaria.

El banco central también dijo que llevará a cabo compras de bonos de una “manera flexible” para cumplir una promesa de aumentar sus tenencias de bonos en alrededor de 80 billones de yenes por año.

Las acciones japonesas reducían las pérdidas el martes, mientras que el yen caía y los rendimientos de los bonos japoneses y estadounidenses se debilitaban tras la decisión del BoJ. (Reuters)