​Coca-Cola eleva sus ventas sobre lo proyectado por una mayor demanda de bebidas dietéticas

|


Diet coke

Coca-Cola Co superó este miércoles las estimaciones de ventas y ganancias trimestrales de Wall Street, gracias a que más consumidores optaron por las bebidas de su marca Zero y su nueva versión de la Diet Coke.

Coke ha estado apostando a las bebidas más saludables para aumentar su cuota de mercado, en un momento en que los consumidores, cada vez más preocupados por su salud, se alejan de las gaseosas azucaradas.

Coca-Cola lanzó a comienzos del verano en el hemisferio norte nuevos sabores de su popular marca Diet Coke en una presentación más estilizada y presentó su Coca-Cola Stevia No Sugar en Nueva Zelandia y el batido sin lácteos AdeZ en Europa en el trimestre.

Los ingresos orgánicos, o las ventas de su negocio principal de bebidas, subieron un 5 por ciento en el segundo trimestre, lideradas por Diet Coke, Coke Zero y el agua con gas. La compañía reafirmó su panorama de ganancias para 2018 y dijo que espera ventas orgánicas para todo el año de al menos 4%.

Los volúmenes, un indicador clave de la demanda, treparon un 2 por ciento en el trimestre por el sólido desempeño de su marca líder Coca-Cola y Fuze Tea. Las ventas orgánicas en Europa mejoraron un 7% después de que la compañía reformuló la receta de algunas de sus bebidas gaseosas en respuesta a un impuesto fijado por el Reino Unido al azúcar.

Las ventas en Norteamérica -la región que más ingresos genera- treparon un 7%, a US$3.120 millones, pero estuvieron por debajo de la estimación promedio de analistas de US$3.140 millones, sobre todo por un descenso de la demanda de jugos y bebidas basadas en plantas.

La ganancia neta atribuible a los accionistas de la firma aumentó a US$2.320 millones, o 54 centavos por acción, en el segundo trimestre finalizado el 29 de junio, frente a la utilidad de US$1.370 millones, o 32 centavos por papel, reportados en el mismo periodo del año previo.

La facturación cayó un 8%, a US$8.930 millones, debido a una desinversión de sus operaciones de embotellamiento de bajo margen. Analistas esperaban en cambio que las ventas alcanzaran los US$8.540 millones.