​La Corbata Republicana

|


Hermogenes Perez de Arce

La corbata es el símbolo de la libertad y la democracia. Porque, como no tiene ningún propósito esencial y nadie se ha muerto por no usarla, la izquierda nunca se ha preocupado de regularla. Luego, cualquiera puede andar sin ella o ponerse la que más le guste, incluso en Cuba, Albania o Corea del Norte. En ese sentido es el artículo más democrático que existe, porque la elección de una corbata representa la voluntad de cada uno de los integrantes del pueblo. Las demás decisiones implican imponer la voluntad de la mayoría sobre la minoría, en cambio en el caso de la corbata no. Si determinada corbata le gusta a una minoría de uno, éste puede mandársela a hacer y ser el único que anda con ella. La corbata es el gobierno del pueblo practicado hasta por la minoría de uno (demos=pueblo; cratos= gobierno; democracia: gobierno del pueblo). Es casi lo único en que uno puede autogobernarse absolutamente.

Los izquierdistas la odian por eso y muchos no la usan porque representa un paroxismo de la libertad de elegir y del individualismo, el polo opuesto del socialismo. Los derechistas que quieren “hacerles la pata” a los izquierdistas, para que no los agredan o ataquen o injurien, suelen andar sin corbata, para hacerse perdonar. En Argentina, Macri y sus ministros se presentan frecuentemente sin ella, y cuando los veo pienso que es para que los peronistas los insulten menos.

El abogado que fue a una comisión de la Cámara sin ella, sin afeitar y sin chaqueta lo hizo, como dicen los franceses, pour épater les bourgeois, lo cual le proporciona infinito agrado a la izquierda. El hecho de que la protesta contra el descorbatado la haya iniciado un diputado radical nos genera a los de derecha un genuino impulso de simpatía hacia ese viejo tronco de la política chilena, que si bien ha tenido renuncios imperdonables, como formar parte de la UP y después de la NM, supo reaccionar a tiempo, como lo hicieron la Democracia Radical y la Izquierda Radical en 1973 para impedir el golpe totalitario. O como lo hace ahora su diputado al defender este distintivo libertario.


Hermógenes Pérez de Arce