Lagarde recomienda evitar políticas fiscales procíclicas para encausar deuda en un camino decreciente

|


CHRISTINE LAGARDE 2

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, se refirió la tensión imperante por la ola proteccionista que ha sacudido a los mercados este año. Al concluir la reunión de los Ministros de Finanzas y de Gobernadores de Bancos Centrales del Grupo de los 20 (G-20) en Buenos Aires, Argentina, señaló que el encuentro “tuvo lugar en el contexto de un fuerte crecimiento mundial continuo, pero desigual. De hecho, la economía mundial se enfrenta a crecientes riesgos, especialmente a corto plazo, por el aumento de las tensiones comerciales, las presiones financieras en las economías emergentes vulnerables y el retorno del riesgo soberano en partes de la zona del euro.

Según indicó, "durante las reuniones alenté a los responsables políticos a abordar estos riesgos de forma decisiva y con un espíritu de cooperación para garantizar que el reciente período de fuerte crecimiento perdure y que los dividendos sean compartidos más ampliamente. Esto es especialmente crucial cuando se trata de salvaguardar el sistema de comercio internacional abierto. Insté una vez más a que los conflictos comerciales se resuelvan a través de la cooperación internacional sin recurrir a medidas excepcionales.”

En tal sentido, enfatizó que "las políticas macroeconómicas deberían adaptarse a las perspectivas cambiantes, teniendo en cuenta las circunstancias individuales. En muchos países, especialmente en aquellos con un exceso de déficit de cuenta corriente, esto significa evitar las políticas fiscales procíclicas para ayudar a poner la deuda en un camino decreciente; y en los países con exceso de superávits con espacio fiscal, significa invertir más en capital humano y físico para aumentar el potencial de producción y catalizar la inversión privada. Estos pasos también ayudarán a moderar los desequilibrios económicos globales ".

En respuesta a la volatilidad financiera, continuó, “la flexibilidad del tipo de cambio debería continuar desempeñando un papel para amortiguar loso shocks en las economías emergentes, y las políticas prudenciales deberían abordar las vulnerabilidades financieras en todas partes.”

A su vez, comentó que "en Buenos Aires, nuestras conversaciones también se enfocaron en el futuro del trabajo, una prioridad clave para la presidencia argentina del G-20. Las nuevas tecnologías y los rápidos avances en digitalización, inteligencia artificial y automatización presentan un enorme potencial, así como importantes desafíos. Tengo confianza en que, con una respuesta de política integral y coordinada para facilitar el cambio, los beneficios de esta nueva ola de tecnologías superarán ampliamente los inconvenientes. Esta respuesta debe incluir una inversión continuada en educación, aprendizaje permanente y redes de seguridad social apropiadas.”

De esta forma, apuntó que "hubo un amplio consenso en nuestra reunión de que los beneficios de un sistema de regulación financiera sólido compensan sus costos y que la cooperación global sigue siendo crítica. También hubo avances en los debates sobre innovación financiera y la importancia de aprovechar el potencial del fintechal tiempo que se mitigan los riesgos.”

Con ello, expresó que "me siento alentada por el hecho de que los ministros y gobernadores del G-20 hayan reafirmado su compromiso con un FMI fuerte, basado en cuotas y con los recursos adecuados en el centro de la red mundial de seguridad financiera.”

Ministros del G20 reafirman defensa del multilateralismo y necesidad de intensificar el diálogo con EE.UU.
Ministro Larraín se reunió con el Presidente Macri en encuentro del G20