​BBVA Research: Proyecciones económicas globales para este tercer trimestre

|


Economia mundial 011

El crecimiento global continúa, pero aumentan los riesgos, señala el informe de BBVA Research al referirse a los cambios que se avecinan en la economía mundial durante este tercer trimestre. Ello por la incertidumbre política y las vulnerabilidades en las economías emergentes, con una ligera desaceleración en China, por creciente proteccionismo comercial.

EE.UU. seguirá manteniendo su crecimiento por el estímulo fiscal y estable en China, pero Europa pasará por momentos de una menor expansión. También presenciaremos un ritmo diferente de normalización monetaria en Europa y EE.UU., principalmente debido al fortalecimiento del dólar y al endurecimiento de las condiciones financieras globales. Además, a la posibilidad de una guerra comercial se unen los mayores riesgos en las economías emergentes y en Europa.

Precisamente será en los mercados emergentes donde se percibirán mayores tensiones financieras, por el aumento del costo de financiamiento y de las amenazas proteccionistas.

En España, el crecimiento se mantendrá estable, pero su composición es algo menos virtuosa: las exportaciones de bienes y la inversión se verán perjudicadas por los vientos en contra, mientras que el crecimiento del consumo se mantendrá y la inversión en construcción se acelerará.


Política monetaria


El tono expansivo de la política monetaria y de la fiscal contrarrestarán el encarecimiento del precio del petróleo, la ralentización en la Unión Económica y Monetaria, el agotamiento de ciertos sectores o el impacto negativo de la incertidumbre sobre política económica, entre otros factores.

En cuanto a las previsiones de subida de tasas de interés, se mantiene la tendencia de la Reserva Federal estadounidense (Fed) de acelerar el ritmo de subidas este año, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) las aplaza hasta septiembre de 2019.

La fortaleza del dólar y los mayores tipos de interés provocarán un ajuste en los mercados emergentes. Los países más vulnerables son los que tienen un mayor déficit comercial y mayores necesidades de financiamiento externo. En este sentido, se producirá un giro hacia un endurecimiento de la política monetaria en emergentes (salvo China), para evitar una mayor depreciación de sus divisas.


Aranceles


Las subidas arancelarias aprobadas por EE.UU. pueden afectar, de hecho, al crecimiento del propio país presidido por Donald Trump. El efecto, menor en Europa, diferiría por países y afectaría, sobre todo, a Alemania y a los países del este. El crecimiento del PIB mundial podría reducirse alrededor de 0,2 pp solo por el canal comercial, según BBVA Research.


Petróleo


Los analistas estiman una revisión al alza del precio del petróleo y la inflación. El incremento responde a una reducción de la oferta. El precio se mantendrá relativamente estable en 2018 y 2019.

Habrá una mayor inflación en la zona euro, aunque por debajo del objetivo, mientras que la inflación subyacente aumentará gradualmente desde niveles muy bajos.

En EE.UU., el impacto será menor, pero la inflación se mantendrá por encima del objetivo en 2018-19.


Aversión al riesgo


El sentimiento de los inversores ha transitado de un régimen de toma de riesgo (e incluso, cierta complacencia) a otro de aversión al riesgo. El cambio está provocando una rotación de flujos entre activos: desde mercados emergentes a desarrollados, y desde renta variable a fija. En este sentido, las tensiones comerciales pueden llevar a una huida hacia alternativas de inversión de una mayor calidad.