Socialistas hacia la izquierda

|


Enrique Goldfarb

En tanto que algunos miembros del PPD, bajo la conducción del moderado Heraldo Muñoz, han tenido que aclarar que son un partido de izquierda, como explicando lo que no queda claro, los socialistas se alinean claramente con la izquierda dura. Desconocen acuerdos con los partidos más de centro, como la DC, buscando el avenimiento del PC y el Frente Amplio, y desde la testera del senado, su presidente arremete contra la institucionalidad de una manera alarmante. Por ejemplo, dice buscar la eliminación del Tribunal Constitucional, porque atenta contra la tarea del parlamento, dejando pasar que la Constitución está por encima de todas las leyes.

Los socialistas y sus pretendidos socios no buscan gobernar. Es decir, dirigir al país por una senda de progreso, para hacer frente a los desafíos del avance tecnológico y las aspiraciones de la gente, pero éstas en base a su esfuerzo. Buscan la repartija, la redistribución, a cualquier costo, una “justicia social” en base a pura ingeniería social y constructivismo, y esto no parce inmutarles. La pérdida de bienestar, que les costó perder el poder, no ha logrado hacerles ver que esa línea de política es inconducente y que solo el desorden mental de la gente puede hacer que vuelvan a La Moneda.

Sin prisa, pero sin pausa, el mundo marcha hacia el reconocimiento de la economía de mercado como sistema económico, en el fondo un mundo más liberal, y un izquierdista como el reciente electo AMLO, López Obrador en México, ha dado señales al empresariado que no pretende aplicar la retroexcavadora que prometió en las otras ocasiones que fue candidato presidencial. Lenin Moreno, en Ecuador, que salió elegido con la bendición del ultra Correa, le dio las espaldas al darse cuenta de que tenía al país hecho pedazos.

De estos socios, el más claro es el PC, pero al mismo tiempo el menos importante, al menos en votación. Como si no pasara el tiempo, siguen pensando en el ideal de la dictadura del proletariado, gobernados por el mundo mental que ellos mismos se han creado pero que no tiene nada que ver con la realidad. En cambio, el Frente Amplio, es puro voluntarismo que oscila como péndulo. En un momento pueden estar con la extrema izquierda, lindando con el anarquismo, como en otras alinearse con la ultra derecha en los temas que se les antojen sus antojos.

De esto, el PPD, la DC y el PR deben extraer las conclusiones del caso, y centrarse en el centro moderado, de modo de lograr en forma mucho más tranquila, pero más realista, la cuota de poder que tanto anhelan.


Enrique Goldfarb

Economista

​El boomerang de Trump
​La gratuidad y el péndulo
​Aplicados desaplicados
​Filósofos descarriados