​Ministerio de Vivienda y Urbanismo cifra en 393 mil viviendas el déficit habitacional en el país

|


Campamento02 (1)

El ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, dio a conocer este miércoles que el total del déficit habitacional del país es de 393.613 viviendas, según la actualización hecha por los equipos técnicos del Minvu en base a los datos del Censo abreviado de 2017.

Esta cifra se compone de tres partes: quienes habitan en viviendas declaradas como irrecuperables (39,8% del total), los hogares allegados (36,4%) y los núcleos secundarios hacinados y económicamente independientes (23,8%).

Los datos muestran también un 24,6% de reducción de la demanda insatisfecha por vivienda respecto del censo de 2002, cuando se requerían 522.326 viviendas, lo que a juicio del ministro Monckeberg da cuenta del trabajo hecho en el país por mejorar el acceso a la vivienda, pero que “se trata aún de un desafío importante para el país durante los próximos años”.

Al respecto, el titular de la cartera aseguró que “tenemos una buena noticia en las manos, el déficit habitacional del país ha disminuido desde 2002. Ahora, hay que ser serios: el país ha cambiado y hoy hay chilenos que siguen sin tener un hogar. Para eso estamos trabajando desde el Minvu en reforzar y fortalecer nuestra línea de programas habitacionales que nos permita brindar una solución habitacional definitiva para familias en campamentos, allegadas y todas aquellas que están carentes de vivienda”.

A nivel comunal, Santiago presenta el mayor déficit del país, con 14.405 viviendas, seguido de la comuna de Antofagasta, con 13.401, y la comuna de Valparaíso, con 9.024 viviendas.

Los datos muestran también que el crecimiento de la población entre 2002 y 2017 fue de 18,7%, a una tasa anual promedio de 1,2%. En tanto, el crecimiento de los hogares para el mismo periodo alcanzó 36,5%, a una tasa anual promedio de 2,1% y el crecimiento del número de viviendas fue de 41,3%, a una tasa anual promedio de 3,5%.

El ministro Monckeberg añadió que el foco de su administración estará centrado en “mejorarle la calidad de vida a los chilenos: junto a la necesidad de vivienda, nos preocuparemos del barrio, de las calles, de las veredas, de la ciudad que estamos viviendo y que sea cada día menos segregada y más feliz”.