​Chile entre los países complejos en materia de cumplimiento corporativo

|


Sala de directorio

Chile es un país que presenta desafíos en materia de cumplimiento corporativo, según un reciente informe publicado por TMF Group, proveedor líder de servicios de negocio de alto valor dirigidos a clientes que operan e invierten a nivel mundial.

El Índice de Complejidad de Cumplimiento Corporativo 2018 analizó el grado de dificultad para cumplir con los requerimientos de cumplimiento en 84 países, y ponderó aspectos como la facilidad relativa de establecer un negocio, el tipo y la cantidad de información requerida por las autoridades locales en sus reportes, y la dificultad relativa de cumplir con la normativa jurídica local.

Aunque según el índice Chile figura en el lugar 32 entre las jurisdicciones de mayor complejidad del mundo, en el contexto de América Latina, es el séptimo país más complejo después de algunos de sus vecinos de la región, como es el caso de Argentina (4), Brasil (7) y Uruguay (10).

Este año, Chile figura en un puesto relativamente alto dentro del ranking, como consecuencia de varios factores, incluidos los retos generados por la sustancial reforma fiscal aprobada en 2014 durante el gobierno de la presidenta Michele Bachelet, misma que entró en vigor con las imposiciones fiscales del 2017, así como el esfuerzo permanente del país por aplicar estándares internacionales de cumplimiento como miembro activo de la OCDE.


Indice complejidad

“Más allá de las dificultades generadas por la reforma como tal, la falta de claridad y los retrasos al definir los lineamientos para la implementación de la reforma por parte del Servicio de Impuestos Internos (SII), introdujo incertidumbre al mercado en general y a la comunidad fiscal en particular”, señaló el Managing Director de TMF Chile, Federico Liutvinas.

En paralelo, la implementación de reglas de transparencia globales, como en el caso del Common Reporting Standard (CRS), que obliga a los países a intercambiar datos tributarios entre sí y que entró en vigor el pasado 30 de junio, también está incrementando niveles de complejidad en el cumplimiento, tanto para compañías, como para los profesionales del ámbito fiscal que operan en Chile.

"Como compañía o como inversionista en el país, se ha vuelto de máxima importancia no solamente entender bien las reglas fiscales y de cumplimiento locales, sino que también las internacionales, dado el impacto que tienen sobre la manera en que se llevan los negocios localmente y sobre las reglas que debemos acatar", dijo Liutvinas.

Ahora que Chile busca posicionarse como un destino atractivo para las inversiones, con un sólido estado de derecho que cumple con las mejores prácticas en el mundo, las empresas en el país se deben preparar para adoptar estándares internacionales adicionales de cumplimiento y transparencia, según se van acordando los mismos, añadió Liutvinas.

Aunque la adopción de otros estándares internacionales puede causar un aumento en los costos de cumplimiento para las compañías, el gobierno del nuevo presidente, Sebastián Piñera, también está buscando maneras de simplificar las cosas para las inversiones y las empresas en otros ámbitos, incluyendo, por ejemplo, la reforma fiscal del año pasado.

"Es posible que no se den cambios fundamentales al nuevo régimen fiscal, pero las empresas de todas formas podrán encontrar un respiro en otros cambios y en la orientación que se ofrece con el fin de aclarar dudas y de simplificar las modificaciones introducidas con la reciente reforma", concluyó Liutvinas.


Los países más complejos del mundo para el cumplimiento corporativo según este estudio son:

1) Emiratos Árabes Unidos

2) Qatar

3) China

4) Argentina

5) Malasia

6) Líbano

7) Brasil

8) Vietnam

9) Polonia

10) Uruguay