Catastro de inversión en turismo revela histórica caída en primer semestre

|


Reu00f1aca

El catastro de inversión del sector turístico e inmobiliario de segunda vivienda con fines turísticos, a junio de 2018 -que incluye proyectos en ejecución y estudio por un valor igual o superior a US$ 3 millones- alcanzó US$ 1.462,8 millones a lo largo del país. El resultado representa una baja de 22,1% anual y una caída de 9,9% en comparación con diciembre del año pasado.

El informe, que elabora la Gerencia de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC), marca así el menor monto gastado desde el inicio de esta medición, dando cuenta de una tendencia decreciente en las inversiones del sector desde junio de 2013 a la fecha.


Proyectos nuevos


Durante el segundo semestre de 2017 se contabilizaron nuevos proyectos por un monto de US$ 236,3 millones, representando un 14,5% del total catastrado. La cifra supera en un 69% la inversión en nuevos proyectos registrados a junio de 2017, los que alcanzaron un valor de US$ 139,6 millones.

Por su parte, durante el primer semestre de este año, la inversión en proyectos nuevos se desacelera con un monto de US$ 168 millones, representando un 11,5% del monto total catastrado. La cifra es un 28,9% menor que los nuevos proyectos registrados en diciembre de 2017, pero un 20,3% superior a lo catastrado en junio del año pasado. Del monto total contabilizado en nuevos proyectos, el 100% se encontraban en etapa de estudio al cierre del primer semestre de este año.

Del total de la inversión en proyectos nuevos contabilizados durante el primer semestre del 2018 -todos en etapa de estudios- el 71% corresponde a proyectos integrales de hotel y casinos; el 30% a inversiones inmobiliarias de segunda vivienda con fines turísticos y un 11% a hoteles.


En ejecución y en estudio


La inversión total registrada a junio de 2018 (US$ 1.462,8 millones) incluye los proyectos nuevos y los originados en mediciones anteriores que aún no están concluidos o retirados.

La proporción invertida en proyectos en proceso de construcción o ejecución tuvo un aumento en la segunda mitad de 2017 llegando al 82,9% de la inversión total catastrada, para luego caer durante el primer semestre de este año. De esta manera, del total catastrado a junio de 2018, un 69,5% se encuentran en ejecución, lo que implica US$ 1.017,3 millones. En tanto, un 30,5% restante, que alcanza US$ 445,5 millones, está en etapa de estudio.


Composición sectorial


El sector hotelero lidera la inversión con un 54% del total catastrado a junio de 2018, seguido por el grupo inmobiliario de segunda vivienda con fines turísticos con un 32% del total catastrado y luego proyectos integrales de hoteles y casinos con un 12%. El resto corresponde a otros proyectos de turismo (2%).

La inversión hotelera alcanzó los US$ 794,5 millones, con una baja de 20,2% respecto del catastro de junio 2017 y una caída de 16,0% respecto de diciembre del mismo año.

El sector inmobiliario de segunda vivienda con fines turísticos alcanzó una inversión de US$ 470 millones a junio de este año, con una caída de 41,9% con respecto a junio de 2017 y una baja de 21,7% respecto a diciembre.

La inversión de proyectos integrales de hoteles y casinos alcanzó los US$ 176,3 millones, marcando un alza de 213% respecto a diciembre de 2017. Los otros proyectos de turismo (entre los que se incluyen centros de eventos, parques, centros gastronómicos, entre otros) contabilizaron inversiones por US$ 22 millones, registrando una nula variación en el último año.


Composición regional


La inversión turística inmobiliaria continúa concentrándose en las regiones de Valparaíso y Metropolitana, que a junio de 2018 participan con el 36% y 32% del total invertido, respectivamente. También destacan los proyectos multiregionales, que comprenden más de una región, los que representan el 19% del total.

La Región Metropolitana, con una inversión de US$ 537 millones, registró una baja de 19% con respecto al semestre anterior y una caída de 20% si se compara con junio de 2017, caída que se explica principalmente por la salida de proyectos -en su mayoría en estudio- los que nunca se concretaron, más una menor entrada de nuevas iniciativas en la capital.

La Región de Valparaíso contabilizó una inversión de US$ 467,5 millones, registrando una caída de 1,9% respecto al catastro de diciembre 2017 y un descenso de 24,2% si se compara con junio de 2017. La caída se debe principalmente a la inauguración de uno de los proyectos grandes existentes durante el último año, sumado a la bajada de otro que nunca se concretó. A esto se suma la casi nula entrada de nuevas iniciativas en la región.

La inversión en la Región de Coquimbo alcanzó los US$ 30 millones a junio de 2018, marcando la mayor baja en regiones, con una caída de 85% respecto a junio de 2017. Esto, dada la inauguración de proyectos y la baja entrada de nuevas iniciativas.

Los proyectos multiregionales, contabilizados en US$ 287 millones, experimentaron un alza de 92,6% con respecto de junio de 2017, duplicándose la inversión con respecto a diciembre del año pasado.


Perspectivas


“La entrada de nuevos proyectos aún se mantiene débil y, si bien los montos de los nuevos proyectos catastrados en los últimos semestres han ido acelerándose, el último período marca un retroceso y las nuevas iniciativas están muy por debajo del promedio registrado entre 2011 y 2013, cuando los proyectos nuevos bordeaban los US$ 300 millones”, explicó Bernardita Silva, gerenta de Estudios de la CNC.

Continúa también una lenta materialización de las distintas iniciativas. “El fuerte aumento en la proporción de la inversión en etapa de estudio se debe a la salida de proyectos del catastro entre enero y junio de 2018, en su mayoría inaugurados, pero también bajas de proyectos donde se desistió de la inversión. Además, proyectos que permanecen en estudio hace más de un año y aún no se materializan, más la entrada de proyectos nuevos durante el primer semestre de este año, los cuales están en su mayoría en etapa de estudio”, agregó Silva.

La ejecutiva sostuvo que los resultados del catastro muestran que el sector no ha podido recuperar los niveles de inversión alcanzados en 2013, evidenciando una desaceleración desde entonces a la fecha. “La inversión en el país ha logrado crecer en los últimos dos trimestres, pero impulsada principalmente por la inversión en maquinarias y equipo, mientras que aquella enfocada a construcción y otras obras ha tenido una recuperación más lenta, y esto es lo que refleja también este catastro, donde el impulso de nuevos proyectos inmobiliarios en el sector turístico aún no logra despegar”, argumentó.

Aún se mantiene relativamente dinámica la inversión en hoteles/casinos. Si bien ha caído la inversión, manifestó Silva, las expectativas se mantienen positivas, impulsadas en parte por el aumento en el turismo de negocio. “Esto se refleja en una mayor entrada de nuevos proyectos hoteleros y licitación de casinos. Sin embargo, la mayoría de las iniciativas hoteleras se encuentran en etapa de estudios. La inversión en proyectos inmobiliarios de segunda vivienda con fines turísticos es la que ha evidenciado las mayores caídas, dada la inauguración de muchos de ellos y la prácticamente nula entrada de nuevos proyectos de este tipo”.

En cuanto a la inversión en la capital, los terrenos son cada vez más escasos y de alto costo, lo que ha afectado la entrada de nuevas iniciativas: “Esto también sucede en algunas ciudades de regiones donde se necesita una inversión en obras públicas para poder sostener un mayor crecimiento turístico”.

Hay consenso de que el escenario económico se ve mejor para el 2018, con un repunte en la inversión. Pero la baja materialización de proyectos en el sector turismo da cuenta que aún muchas iniciativas de inversión están a la espera de que se afiance este mejor escenario para comenzar su ejecución, mientras que otras se encuentran trabadas en la entrega de permisos. Por esto se hace imprescindible afianzar las confianzas y destrabar los proyectos, acompañado de una fuerte inversión pública en pos del desarrollo turístico del país. 


Inversion turistica