​Entre cifras y pelotas

|


Alain Marchant

Después de un Imacec de 4,9% en mayo veremos si el mundial habrá causado efectos contrarios en junio y julio, porque, aunque no esté la selección jugando, ha sido un mundial entretenido y con la posibilidad que Francia sea campeón nuevamente. Por el lado de la económico, la guerra comercial entre EE.UU. y China ha tenido a las bolsas para atrás y para adelante. Pero las bolsas siguen aguantando el premio por riesgo y se sigue impulsando recobrando lo perdido cuando el discurso entre ambas potencias fue más duro. Por el lado de nuestro país, por fin el cobre ha tenido un respiro, y ha incrementado su precio, pero hay que ver la tendencia en el largo plazo. Lo más probable es que sigan las complicaciones en términos comerciales hasta que haya un tipo de acuerdo en el cual China se comprometa a poner una mano firme con lo que respecta a respetar derechos de propiedad intelectual de empresas americanas. 


Dado las próximas alzas de tasas prometidas por la Fed en este año, eso llevará a que el peso chileno siga con presión para depreciarse. Por otro lado, lo positivo ha sido el incremento en la importación de bienes de capital, lo cual implica que se está invirtiendo más, lo que podría llevar a que las expectativas de crecimiento del PIB de este año sean superadas. Esto dependerá también del mercado laboral y de como estén las expectativas de los consumidores en los próximos meses. Por ahora estas han estado desacopladas al ritmo de crecimiento mayor. Esto no es de extrañar pensando que primero se generan eficiencias de productividad antes que incrementos en los salarios o aumento de las contrataciones, más aún pensando en el deterioro económico vivido en el gobierno anterior. 


Desde el lado político, aun falta ver una oposición más proactiva y haciendo un juego limpio, en vez de estar trabando proyectos o mandando cartas de molestia. Aun quedan vestigios de una política anticuada en el Congreso, pensando más en gallitos de poder que en avanzar en programas y desarrollos sociales. En términos transversales, en ambos sectores, me falta ver acuerdos unánimes en bajar los sueldos de los parlamentarios a pesar de toda la evidencia en relación a países OCDE y a nivel internacional. Bastante hipócrita es usar estadísticas de la OCDE en sus argumentos cuando les conviene, pero quedar mudos e indiferentes, cuando estos afectan lo que puede ser su presupuesto personal. Esa es la política que debería erradicarse de una vez de todo el espectro de partidos existente. Necesitamos gente que esté más por el servicio público que por ansias de poder o fama. Por lo pronto, nos quedan las alegrías de un mundial de futbol que nos logra distraer de las amarguras y pequeñeces de este país. El segundo semestre hay que salir a jugar y bien. No queda otra.


Alain Marchant

Ingeniero Comercial PUC

Presidente ejecutivo Seven Seas

​Entre el frio y la espera de datos
​En el buen camino
​Paso a paso
​El final de un camino