OCDE advierte que aumento en el empleo se ve opacado por un estancamiento sin precedentes de los salarios

|


Angel gurru00eda (OCDE)

El crecimiento económico está repuntando y el desempleo alcanzó mínimos históricos en algunos países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), pero los salarios continúan estancados. Según un nuevo informe de la entidad, a menos que las naciones logren romper este ciclo, la confianza pública en recuperación se debilitará y la desigualdad en el mercado laboral se acrecentará.

En el informe Perspectivas del Empleo 2018, elaborado por la entidad, se sostiene que la tasa de ocupación para las personas de 15 a 74 años en la zona de la OCDE llegó a 61,7% a finales de 2017. “Por primera vez hay más personas con empleo ahora que antes de la crisis. Se espera que dicha tasa alcance el 62.1% a finales de este año y 62,5% en el cuarto trimestre de 2019” entre los miembros de la institución al que pertenece Chile. “Algunas de las mejoras más sólidas tuvieron lugar en los grupos desfavorecidos, como trabajadores de mayor edad, madres con hijos pequeños, jóvenes e inmigrantes” acotó.

En la mayoría de los países las tasas de desempleo se encuentran por debajo o cerca de los niveles previos a la crisis. Los empleos vacantes también han alcanzado máximos históricos en Japón, la zona del euro, Estados Unidos y Australia. Se predice que la tasa de desempleo de la OCDE seguirá bajando, hasta llegar a 5,3% a finales de 2018 y a 5,1% el año siguiente. “Sin embargo, el panorama es aún mixto en términos de calidad y seguridad en el empleo, en tanto que la pobreza aumentó entre la población en edad productiva, llegando a 10,6% en 2015 en comparación con el 9,6% diez años atrás”, precisa el reporte.

Añade que “el aumento de los salarios es aún más lento que antes de la crisis financiera. A finales de 2017, el aumento nominal de los salarios en la zona de la OCDE fue de solo la mitad que el registrado 10 años antes: en el segundo trimestre de 2007, cuando el promedio de tasas de desempleo de los países de la OCDE era casi el mismo de ahora, el aumento nominal de los salarios promedio era de 5.8% en comparación con el 3.2% del cuarto trimestre de 2017.”

Según advierte, “más preocupante resulta que el estancamiento de los salarios afecta a los trabajadores de ingresos bajos mucho más que a los del extremo superior: en años recientes, los ingresos laborales reales del 1% superior de los asalariados han aumentado mucho más rápido que los de los trabajadores de tiempo completo promedio, lo que refuerza una tendencia arraigada.”

“Esta tendencia de no crecimiento de los salarios ante un incremento del empleo destaca los cambios estructurales en nuestras economías que la crisis mundial ha reforzado y la urgente necesidad de que los países ayuden a los trabajadores, en especial a los poco calificados”, afirmó el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, al presentar el informe en París. “Se requiere adoptar medidas de políticas públicas bien focalizadas y una colaboración más estrecha con interlocutores sociales, a fin de ayudar a los trabajadores a adaptarse y beneficiarse de un mundo laboral que evoluciona con rapidez, y así lograr el crecimiento incluyente.”

La baja inflación y la gran desaceleración de la productividad contribuyeron al estancamiento de los salarios, así como al incremento de los empleos de bajos ingresos. En el Outlook se aborda el importante deterioro de los ingresos promedio de los trabajadores de tiempo parcial con relación a los de tiempo completo. Otros factores que pueden haber contribuido son la disminución de la cobertura de prestaciones por desempleo en muchos países y el persistente desempleo a largo plazo. En promedio, menos de uno de cada tres solicitantes de empleo reciben prestaciones por desempleo en toda la OCDE y la tendencia descendente a largo plazo de la cobertura de prestaciones se ha mantenido en muchos países desde la crisis.


Formación y negociaciones colectivas


Es necesario que los países desarrollen sistemas de educación y de formación de alta calidad que brinden oportunidades de aprendizaje durante todo el ciclo vital, sostiene la OCDE. La evidencia sugiere que los trabajadores poco cualificados tienen tres veces menos probabilidades de recibir formación que los altamente cualificados. Se requiere hacer más para superar esta brecha, según se menciona en el recién publicado Marco de Políticas para un Crecimiento Incluyente; por ejemplo, acciones de formación mejor focalizadas para trabajadores en riesgo de quedar atrapados en empleos de salarios bajos o de baja calidad o en el desempleo, junto con una mayor participación de los empleadores, en especial en empresas pequeñas y medianas con dificultades para ofrecer formación.

Nuevas evidencias presentadas en el outlook muestran que los sistemas coordinados de negociación colectiva, con actores sociales fuertes y autorregulados y órganos de mediación eficaces, contribuyen a altos niveles de empleo, un mejor entorno de trabajo de calidad que incluya más oportunidades de formación y una mayor resiliencia del mercado laboral a los fuertes impactos.


Desigualdad de género


Las Perspectivas del Empelo de este año incluyen el análisis de la forma como las desigualdades de género en el mercado laboral evolucionan durante la carrera de hombres y mujeres. Si bien la brecha en el ingreso laboral anual promedio entre hombres y mujeres se ha reducido en gran medida, en 2015, en todos los países de la OCDE, el ingreso laboral anual de las mujeres aún fue 39% menor en promedio que el de los hombres. Esta medida toma en cuenta las diferencias de género en la participación, así como las horas trabajadas y los ingresos por hora mientras se está empleado.

Según el informe, una buena parte de esta brecha se presenta en la primera mitad de la carrera de las mujeres. Políticas relativas a la familia, medidas para alentar los cambios conductuales y acciones para propiciar cambios en el sitio de trabajo, como una mayor aceptación de modalidades laborales a tiempo parcial y flexibles por parte de padres y madres de familia, ayudarían a crear perspectivas de carrera más incluyentes tanto para hombres como para mujeres.