​Experto descarta una nueva preemergencia esta semana en la capital

|


UDESANTIAGO Patricio Perez

La Intendencia Metropolitana decretó preemergencia ambiental para este lunes 9 de julio. Las malas condiciones de ventilación que motivaron esta situación, ¿podrían volver a reiterarse esta semana?

Para el experto en modelos de pronóstico de contaminación atmosférica y ambiental, y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Patricio Pérez, es improbable que una situación de preemergencia vuelva a repetirse esta semana.

“Se espera que las condiciones de ventilación estén en el rango de regular, por lo que los niveles de material particulado oscilarán en niveles de alerta”, asegura. “El resto de la semana habrán días nublados, con más humedad y más viento, lo que hará que las condiciones de ventilación no sean tan malas. Aunque no llueva, los índices no subirán tanto. Podría haber una alerta, pero no más que eso”, insiste.

El académico del Departamento de Física del plantel estatal explica que es habitual que después de eventos de lluvia como los de la semana pasada, las temperaturas bajen y, por lo tanto, impidan el desplazamiento de masas de aire helado, perjudicando la ventilación de la ciudad.

Sin embargo, estima que para los próximos días se registrará un leve aumento de las temperaturas mínimas y ausencia de precipitaciones. “En verano no tenemos lluvia, pero la ventilación es buena por la presión y el desplazamiento de masas de aire. Que no haya lluvia no implica mala ventilación. De hecho, la mayor parte de las condiciones de mala ventilación se producen pocos días después de las lluvias, por las temperaturas bajas en la noche y las altas en el día”, recalca.


Coyhaique


A juicio del doctor Pérez, la situación más grave se da en la ciudad de Coyhaique, donde se han registrado seis días consecutivos de emergencia ambiental. Desde su perspectiva, esto demuestra que el plan de descontaminación para la ciudad austral no está dando resultados.

“La autoridad descansa en el hecho de que es imposible suprimir la calefacción por leña en ciudades como esta. Sin embargo, no transmite un mensaje de urgencia en este sentido”, afirma. “Claramente, el plan de descontaminación que se ha promovido no apunta a la supresión de la leña, sino a un uso responsable. Con eso, se da a entender que usar correctamente la leña es bueno, cuando en verdad sigue siendo un contaminante muy importante”, critica.

Por eso, califica el mensaje de la autoridad en este sentido como “débil” y que debiera ser enfático en la importancia de cambiarse a calefacción a parafina, gas licuado o electricidad. “El mensaje no se ha transmitido bien porque incluso la gente que tiene los medios económicos para hacerlo no lo hace. Siguen usando leña, pero si el mensaje fuera más fuerte y claro, podrían reconsiderar su forma de calefacción”, concluye.