​Minera Escondida: A dos semanas de vencer plazo, negociación laboral sigue con resultado incierto

|


MINERA ESCONDIDA PARO2

Cuando sólo restan dos semanas de negociación para alcanzar un acuerdo entre sindicato y empresa para el nuevo contrato laboral en Minera Escondida, la mayor mina de cobre del mundo, por el momento aún no se vislumbra una salida para este proceso que el año pasado significó 44 días de huelga, sacudió al mercado mundial del cobre y dejó enormes pérdidas económicas para el país. La atención de la industria minera también está sobre esta negociación ya que también será referente para las otras empresas mineras que ocurrirán en el transcurso de este año, tanto dentro del país como en la región. Asimismo esta situación podrá ejercer presión sobre el precio del cobre por los próximos quince días.

Minera Escondida, controlada por la angloaustraliana BHP Billiton, debe renovar el contrato laboral del Sindicato N°1 que expira a fines de julio, habiendo transcurrido poco más de un año después del fracaso para un acuerdo laboral que originó la histórica huelga de 44 días el año pasado.

Según señaló mediante comunicado de prensa el sindicato, hasta el momento han llegado a un acuerdo sobre una quinta parte de los “puntos de interés” planteados por cualquiera de las partes.

El sindicato presentó sus demandas a BHP el 1 de junio. La propuesta incluía un bono único equivalente al 4 por ciento de las ganancias en 2017 o hasta casi 40.000 dólares por trabajador, dependiendo de la tasa de cambio y otros factores. El sindicato también solicitó un aumento del 5% en las remuneraciones de sus trabajadores, como parte de un pliego de peticiones de alrededor de 60 puntos.

La respuesta inicial de BHP dada a conocer el 11 de junio no menciona ni los ajustes salariales ni el bono del contrato. Pero el vicepresidente de Asuntos Corporativos de la minera, Patricio Vilaplana, adelantó que el bono “está fuera de lo que la industria ha estado pagando”.

Una revisión sobre los puntos conflictivos sugiere que las negociaciones están aún lejos de un acuerdo, dijo a Reuters el dirigente Carlos Allendes, mientras que desde Escondida aseguran que siempre hay espacio para llegar a un entendimiento, lo que implica que las negociaciones deberían intensificarse con más reuniones en los próximos días. Por otra parte la empresa inició una ofensiva comunicacional al reunirse con la intendenta de Antofagasta y participar en programas de aporte a la comunidad, lo que fue criticado por los dirigentes sindicales de Escondida, señalando que antes que nada la empresa debe preocuparse por el bienestar de su gente.

El escenario se ha tornado este año más complejo para la compañía. En 2017 los trabajadores postergaron el proceso invocando una disposición legal que les permitió extender el contrato vigente hasta julio de 2018. Eso jugó a su favor ya que las actuales conversaciones se llevan a cabo en el marco de la nueva ley laboral que permite a los trabajadores considerar los beneficios existentes como un piso para las negociaciones.

La postergación también trajo consigo un fuerte aumento en el precio del cobre en la Bolsa de Metales de Londres, que ha subido más del 40 por ciento desde que tocó un mínimo de nueve años en 2016, lo que juega a favor de las pretensiones sindicales.

Pese a que el precio del cobre ha retrocedido en las últimas semanas hasta mínimos de casi un año, el sindicato dijo que esto no debilita sus demandas, ya que la volatilidad en el valor del metal obedecería a factores transitorios y los costos de Escondida equivalen a poco más de un tercio de la cotización actual de la materia prima.

Esas condiciones han preparado el escenario para que el sindicato inicie negociaciones con demandas que incluyen un bono que podría acercarse a los US$40.000 por trabajador.

BHP ha calificado este monto de “exagerado” y dijo que excedió incluso las demandas del sindicato en 2013, cuando los precios del cobre se acercaban a niveles récord.

Pero el mayor precio del cobre, aunque con una alta volatilidad en las últimas semanas, y la característica de las nuevas leyes laborales sugieren que el sindicato tiene una ventaja sustancial en las negociaciones en curso en Escondida.

Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero, señala que una bonificación sustancial no es necesariamente un impedimento para llegar a un acuerdo, ya que se puede utilizar por una vez para eliminar o reemplazar algunos beneficios que son permanentes. “Hay que pagar un precio por salir de esos beneficios y por lo tanto creo que hay que tener cuidado con simplemente juzgar mal un bono alto, ya que este puede tener una justificación”,agrega.