Guerra comercial desatada: EE.UU. y China activan alza de aranceles a importaciones

|



Trump

La tensión comercial que desde hace algunos meses han protagonizado Estados Unidos Unidos (EE.UU.) y las principales economías del mundo tiene este viernes uno de sus capítulos más inquietantes, luego que la potencia del norte diera curso a nuevos aranceles sobre US$ 34.000 millones de importaciones provenientes de China, a lo que el gigante asiático respondió con el anuncio de una medida inmediata y equivalente sobre sus internaciones de mercancías norteamericanas, aunque no detalló montos ni productos.

Pekín acusa a Washington de ser el causante de la “guerra comercial de mayor tamaño” en la historia económica, en una escalada sin pausa del conflicto. Tal como lo consigna Reuters, horas antes de la fecha límite para que los nuevos gravámenes entraran en vigor, el Presidente estadounidense, Donald Trump, encendía los ánimos advirtiendo que su país podría aplicar tributos sobre bienes chinos por importes de hasta US$ 500.0000 millones,  equivalente a casi la totalidad de dichas internaciones en 2017. Mientras, a través de un comunicado, el Ministerio de Comercio de China consignaba que se ha visto forzado a replicar la disposición de EE.UU.  Días antes, había asegurado que estaba preparada para responder con aranceles del 25% sobre adquisiciones de productos norteamericanos valorados en US$ 34.000 millones, incluidos automóviles y productos agrícolas.

“Después de que EE.UU. elevase injustamente los aranceles contra China, China inmediatamente aplicó una subida de aranceles en algunos productos de EE.UU.”, dijo el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Lu Kang, en una comparecencia ante medios esta jornada.

La administración de Trump ha impulsado una política de “comercio justo”, bajo la premisa de “America primero”, materializada en nuevos impuestos a sus compras de productos estratégicos como el acero y el aluminio, y la posibilidad de elevar las restricciones a la inversión china en el sector tecnológico norteamericano esgrimiendo la sistemática violación de la propiedad intelectual y un abultado déficit de US$ 375.000 millones en la balanza bilateral.

La disputa ha afectado inexorablemente a los mercados bursátiles, divisas y materias primas como la soja, el carbón y el cobre, principal exportación de Chile.