​Aplicados desaplicados

|


Enrique Goldfarb 1SEMANA

Resulta digna de una novela distópica, la toma de uno de nuestros colegios emblemáticos, el Liceo de Aplicación. Según Wikipedia “liceo emblemático es una nomenclatura usada en Chile para referirse a un colegio público de excelencia académica, tradición y prestigio. Están entre los mejores liceos municipales del país, guardan un sentido republicano y movilidad social” . Parece un oxímoron, una contradicción, lo que pasó en este liceo. Sigue los pasos de lo hecho hace poco en el Liceo Amunátegui.

Quema de libros a la usanza de Hitler, incendio y destrozos por doquier, ahora último amenaza de muerte al rector del establecimiento, quien, con toda justicia, busca culpables. Dirán que se trata de niños, o de barbudos infiltrados que los usan como escudos humanos para pasar desapercibidos. Sin embargo, si están adentro, es porque los niños los aceptaron y los protegieron, de modo que los anarquistas son indistinguibles de los púberes.

Más sorprendente es el desparpajo conque hablan los niños, para no hablar de algunos de sus padres, los que, sin atisbo de arrepentimiento, dicen que la reacción de la autoridad es exagerada al cerrar el año escolar en el edificio (se asemeja al “uso desproporcionado de la fuerza, al estilo de lo que se dice con carabineros) y que perfectamente se puede seguir como si nada, en otros espacios del establecimiento.

Me pregunto cómo hemos llegado a este estado de cosas, en que los alumnos, no contentos con dialogar, quieren imponerse por la fuerza, ya que estos actos vandálicos pueden considerarse como actos intimidatorios, propios de conflictos armados. Influyó de sobre manera el gobierno pasado, quien no sólo tuvo mano blanda, sino abiertas simpatías a todo movimiento por actos contra el establishment. Como no pueden derrotar la economía libre ni las instituciones republicanas con ideas, o realidades, quieren destruir el sistema, al estilo Estado Islámico. Conducta marcadamente asimétrica, ya que los niños cubanos que intentan hacer lo que hacen estos…. ni les digo, pero es altamente efectivo ya que nadie lo hace. Moraleja: para dar opiniones, hay que tener los galardones.

La oposición, muy suelta de cuerpo, criticó la escasez legislativa de la actual administración.

Pienso que, para dictar malas leyes, es mejor no hacerlas. Segundo, creo que gobernar no es sacar nuevas leyes, sino hacer las cosas que se necesitan y bien. El trabajo de las autoridades respecto de estos hechos es ejemplar.

La Reforma Tributaria fue un torpedo a la línea de flotación de nuestra economía, y tuvo como objetivo principal la gratuidad de la enseñanza. Creo que la conducta de los niños, y la reacción de sus padres, sería mucho más responsable si tuvieran que pagar por la educación.


Enrique Goldfarb

Economista