​Wall Street finaliza mixto con el Dow Jones cortando su racha de ocho caídas al hilo

|


WALL10

La Bolsa de Nueva York intentó sacudirse los temores del mercado a una posible disputa comercial entre EE.UU. y sus principales aliados en una jornada mixta que puso término a la racha de ochos caídas consecutivas del Dow Jones.

Alentado por el repunte del sector energético, el Dow Jones frenó su trayectoria descendente para abrir con ganancias este viernes y mantenerse en verde hasta concluir la jornada con un alza del 0,49 %.

Desde el pasado 12 de junio el principal índice del parqué neoyorquino se mantenía en rojo, una racha no vista desde marzo de 2017 y que amenazaba con repetir la registrada en 1978.

También se recuperó este viernes el selectivo S&P 500, anotando un avance del 0,19 %, mientras que el índice Nasdaq bajó un 0,26 %.

Este viernes, la decisión de los catorce socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados de elevar su oferta después de la política de recorte que acordaron a finales de 2016 catapultó las acciones de Chevron (NYSE:CVX) y ExxonMobil (NYSE:XOM), las dos únicas petroleras del Dow Jones.

Dow Jones 22 6

El aumento en un millón de barriles diarios (mbd) del suministro de la Opep, cantidad que, a medio plazo, podría quedarse en unos 600.000 barriles, coincidió con un pedido del presidente de EE.UU., Donald Trump, de aumentar "sustancialmente" su producción.

"Espero que la OPEP aumente la producción sustancialmente. ¡Necesitamos mantener los precios bajos!", indicó Trump en su cuenta oficial de Twitter, poco después de conocerse el acuerdo alcanzado por la Opep y otros diez productores, entre ellos Rusia.

La decisión disparó un 4,64 % la cotización del petróleo intermedio de Texas (WTI), de referencia en Estados Unidos, que terminó en 68,58 dólares el barril, así como el crudo Brent, usado como indicador en los mercados globales, que repuntó un 3,28 %.

La jornada no pasó en blanco en el ámbito comercial, ya que Trump amenazó con imponer unos aranceles del 20 % a todas las importaciones de vehículos llegados a EE.UU. desde la Unión Europea (UE), bloque con el que se ha tensionado la relación comercial.

Hace unas semanas, la Administración Trump canceló la exención de la UE a los aranceles el 25 % para el acero y del 10 % al aluminio, decisión a la que Bruselas respondió con más gravámenes.