​AFP desinvirtieron US$104 millones de su cartera de Renta Fija Local durante mayo

|


AFPs

Durante el mes de mayo, la cartera de Renta Fija Local (RFL) de las AFP mostró una desinversión neta de US$104 millones. Por el momento, no se observa una tendencia clara en la estrategia llevada adelante por las administradoras respecto al portafolio de instrumentos de RFL, señala el análisis de Bci Estudios. Al igual que en meses anteriores, se observa que tras una inversión neta, le sigue al mes siguiente una desinversión en este tipo de instrumentos. A diferencia del mes previo, los últimos datos proporcionados por la Superintendencia de Pensiones reflejan una moderación en el ritmo de traspasos de afiliados durante el mes abril (información con 2 meses de rezago). Al histórico número de traspasos bilateral observado durante marzo, el mes de abril presenta mayoritariamente cambios desde fondos conservadores a fondos más riesgosos.

En el transcurso del mes, las curvas de mercado mostraron movimientos relevantes a diferencia de los meses previos. Por un lado, la curva nominal ha tendido a empinarse levemente, llevando a instrumentos de largo plazo, como es el caso de BTP-10, nuevamente hacia 4,6%. En el caso de instrumentos en UF, la mayor expectativa de inflación de corto plazo ha llevado a retrocesos en instrumentos de baja duración, los que en el caso del BTU-2 se ubican bajo 0,5%. Dicha recuperación en expectativas inflacionarias ha contribuido a observar menores tasas en instrumentos indexados de mediano y largo plazo, aunque a un nivel menor a lo observado en instrumentos de corto plazo. Adicionalmente, señala Bci Estudios, a inicios de mayo se dio a conocer el calendario de emisión de bonos para este año, por un monto de US$7 mil millones. La primera emisión efectuada el 16 de mayo contempló cerca de US$1 mil millones en instrumentos en UF, los que mayoritariamente fueron adquiridos por las administradoras, revirtiendo la tendencia de desinversión en instrumentos base que se observo durante los últimos meses.

Con ello, en términos de posicionamiento por tipo de instrumento, las administradoras retomaron compras netas en instrumentos benchmark, especialmente en BTU. Lo anterior es gatillado por una expectativa de recuperación en la inflación de corto y mediano plazo, aumentando el atractivo de estos instrumentos. Con ello, desglosando la inversión neta por categoría de activos, vemos que los BTU mostraron el mayor monto de compra neta durante el mes, con cerca de US$725 millones. A estos activos, le siguen nuevamente inversiones en BTP, lo que totalizan una inversión neta de US$303 millones en pesos. Por el lado de las desinversiones, vemos que los Depósitos a plazo mostraron el menor interés de las administradoras con una venta neta por US$584 millones. Bonos bancarios e UF y bonos corporativos en dólares también mostraron desinversiones por US$261 millones y US$84 millones, respectivamente, explica Bci Estudios.

A nivel de duración ponderada del portafolio, se observa un incremento en la duración total de los activos, la que en términos ponderados se ubica en 8,02 años. Por el lado de activos en Pesos, se mantiene en 6,12 años, mientras que en UF, pasa de 8,78 años a 8,84 años.

Finalmente, durante el mes de marzo, el valor de mercado del portafolio total de RFL alcanzó los US$94.982 millones, lo que implica una caída de US$3.400 millones respecto al valor del mes de abril.