Asimet por cierre de Maersk: es un duro golpe para la industria nacional

|


Asimet valente

El cierre de la planta de construcción de contenedores refrigerados Maersk en San Antonio, además del fuerte impacto que tendrá en el mercado del trabajo en esa ciudad, al quedar sin empleo 1.209 trabajadores calificados, impactará también fuertemente en los costos de los exportadores de frutas que requieren para sus envíos al exterior contratar este tipo de dispositivos.

Así lo señaló esta mañana el presidente de Asimet, Juan Carlos Martínez, luego de un encuentro con el ministro de Economía, José Ramón Valente, agregando que la partida de esta firma danesa, socia del gremio, representa además “un duro golpe a la industria metalúrgica chilena”.

“La industria chilena no fue capaz de competir en costo y diversidad. Chile dejó de ser el “sweet spot” que justificaba la operación en Chile; es decir, la fruta chilena salía en contenedores reefers nuevos hacia los diferentes destinos. En la decisión pesó más el costo de producirlos en San Antonio. Tal vez este hecho repercuta en el costo del transporte de nuestra fruta”, señaló el dirigente gremial.

Juan Carlos Martínez se refirió también al hecho que una de las razones que Maersk dio para cerrar su planta en San Antonio fue que en Chile no contaba con los insumos que le permitieran mantener la operación, y para lo cual debía importarlos, lo que repercutía seriamente en el proceso productivo de la planta.

“Esto muestra la debilidad que como país e industriales tenemos para competir al no estar en condiciones de proveer los insumos que esta fábrica requería para operar, lo que no hace más que validar la necesidad de fomentar la manufactura por la importancia que tiene en el ámbito social, laboral y económico”, dijo.

En este sentido, agregó que durante el encuentro con el ministro Valente le hicieron ver la necesidad de poner en marcha “una institución público privada de carácter permanente, que no dependa de los ciclos políticos de cuatro años, y ponernos de acuerdo en cómo debe ser el Chile industrial manufacturero al año 2030, pensando en el suministro de productos para la industria minera, agrícola, forestal, pesquera, etc. Y a partir de ahí generar propuestas de políticas públicas que nos hagan llegar a esa meta”.


Políticas para la nueva Industria 4.0


En la reunión con el ministro de Economía el gremio empresarial entregó al secretario de Estado una minuta de iniciativas inmediatas para permitir la modernización de los procesos productivos de la industria chilena, y así dirigirla a la fase industrial 4.0. En este marco proponen medidas concretas como un soporte incentivo a las empresas que inviertan en nuevos bienes de capital, un respaldo mediante capitales preferentes para la innovación y créditos tributarios que estimulen el gasto privado en investigación y desarrollo I + D.

Se abordó también el tema de las distorsiones del mercado y la necesidad de que Chile cuente con una institucionalidad que garantice la competencia en condiciones igualitarias para la industria nacional. Al respecto, solicitaron revisar la actual institucionalidad de la Comisión Anti distorsiones de Precios para determinar las causas de las actuales demoras que se producen en los procesos investigativos, y ver alternativas para disminuir los tiempos. En ese sentido, el gremio propone establecer un fast track que, para casos con suficiente evidencia, permita resolver este tipo de denuncias en lapsos más breves.

Los directivos de Asimet precisaron que el gremio no está pidiendo medidas proteccionistas, sino que el sistema funcione en plazos que permitan que reglas efectivamente se cumplan antes que los daños sean irreversibles por la salida de empresas del mercado.