Banco Central eleva a 3,25% el piso estimado de crecimiento para este año y mantiene el techo en 4%

|


Banco central

El Banco Central elevó el piso estimado para el crecimiento de Chile este año desde el 3% previsto en marzo al 3,25% este mes, manteniendo eso si el techo 

proyectado en 4%.

El Informe de Política Monetaria (Ipom) que este jueves presenta el presidente del organismo, Mario Marcel, apunta que el ajuste se condice con “los datos efectivos conocidos hasta el momento”. En tal sentido, consignó que la perspectiva asume que las tasas de variación anual del segundo semestre serán menores a las de la primera mitad del año, “reflejando una base de comparación más alta que la del primer semestre del 2017, el mayor dinamismo ya observado en líneas ligadas a la inversión y los factores de moderación en el ritmo de expansión de la demanda interna final.”

Por lo pronto, el organismo indicó que “la visión sobre la evolución del crecimiento en el período 2018-2020 y la evaluación sobre la velocidad a la que se dará el cierre de las holguras de capacidad no ha variado mayormente.” Así, para el 2019 y 2020, se ratifican los rangos de proyección estimados y se sigue esperando que el próximo ejercicio la economía crezca entre 3,25 y 4,25% y que el subsiguiente lo haga entre 3% y 4%.


Cierre de holguras y tasa de interés


La evolución del escenario macroeconómico, constata el Central, ha reducido los riesgos para la convergencia de la inflación a 3% en el horizonte de política. Según acota, la recuperación de la economía se ha ido consolidando, las expectativas de inflación a dos años plazo permanecen en 3%, mientras que a plazos más cortos se han elevado producto del impacto directo del mayor precio del petróleo en los elementos más volátiles de la canasta del IPC. “En el escenario base la trayectoria de la inflación subyacente no ha cambiado mayormente y llegará a 3% hacia fines del 2019, aunque la inflación total lo hará antes que lo previsto”, apunta.

Ahora bien, la instiutución remarca que “el cierre de estas holguras se consolidará a una velocidad no muy distinta de la prevista en marzo. Esto también considera que el impulso externo que recibirá la economía chilena será levemente inferior al estimado en el IPoM anterior, producto de condiciones financieras algo menos favorables y términos de intercambio algo menores, dado el mayor precio del petróleo. En este contexto, el Consejo ha mantenido la TPM en 2,5%, y reafirma que el impulso monetario comenzará a reducirse en la medida que las condiciones macroeconómicas sigan impulsando la convergencia de la inflación hacia 3%.”


Escenario externo


El Consejo del ente rector “continúa estimando que la recuperación de la economía se apoya en un escenario externo favorable, una política monetaria claramente expansiva, el fin del ajuste de la inversión minera y habitacional y la ausencia de desbalances macroeconómicos importantes. Como supuesto de trabajo, se considera que en el 2018 la economía recibirá un impulso fiscal coherente con el presupuesto vigente, incluyendo los ajustes anunciados por el Gobierno. Desde ahí en adelante, se supone que el gasto seguirá la senda de gradual consolidación fiscal definida en el decreto recién emitido por la autoridad.”

Añadió que “la evolución proyectada de la actividad considera un impulso externo levemente menor al estimado en marzo. Esto, por condiciones financieras que son menos favorables y menores términos de intercambio, dado el mayor precio del petróleo. Los datos de actividad e inflación de los últimos meses han consolidado las diferencias entre la posición cíclica de Estados Unidos y el resto de las economías desarrolladas.”

Así, concluye, “mientras en la primera pareciera no haber holguras y los datos más recientes de precios y salarios dan cuenta de presiones inflacionarias más claras, en las segundas aún resta para cerrar la brecha de actividad y la inflación parece acotada. Esto ha ampliado las diferencias sobre la evolución esperada de la política monetaria en los distintos bloques económicos, provocando movimientos en las tasas de interés y apreciando el dólar a nivel global. Datos de corto plazo bajo lo esperado en Europa y las tensiones políticas en algunos países relevantes de esa región han incrementado la volatilidad en los mercados. En este contexto, las condiciones financieras para el mundo emergente son algo menos favorables. Como consecuencia, las monedas se han depreciado respecto del dólar y los flujos de capital han descendido. Esto ha afectado especialmente a algunas economías emergentes con fundamentos macro que lucen débiles, exponiéndolas a presiones de los mercados.”


Crecimiento economico


Inflacion