​Según Encuesta de Competitividad Fiscal

KPMG: Régimen tributario británico sigue siendo atractivo pese a incertidumbre del Brexit

|

Brexit2

La inminente concreción de la salida del Reino Unido de la Unión Europea no ha mermado en el atractivo que tiene su régimen tributario. Según la Encuesta de Competitividad Fiscal 2018, elaborado por KPMG, el sistema británico se mantiene como uno de los más competitivos del mundo.

El estudio registró la opinión de altos ejecutivos responsables de la toma decisiones fiscales en 77 de las mayores empresas del Reino Unido que cotizan en bolsa. También contó con las respuestas de filiales de multinacionales y otras 58 firmas de todos los países del G7.

De acuerdo al sondeo, si bien el atractivo general del régimen fiscal de Reino Unido se ha debilitado levemente, la percepción de otros regímenes europeos que compiten con él también ha disminuido en el último tiempo.

Pese a ello, la mitad de los encuestados consideran al modelo británico como uno de los tres sistemas tributarios más competitivos del mundo, después de Irlanda que lidera entre las preferencias con un 62%. Sin embargo, la brecha entre los dos países se ha acortado de 15 a 12 puntos porcentuales, gracias a la posición fiscal competitiva de Reino Unido en aspectos como servicios empresariales, propiedad, transporte, ingeniería y la instrucción, y el sector aeroespacial.

No obstante, entre las 58 empresas no británicas encuestadas, el Reino Unido ocupa el quinto lugar seguido por Suiza y detrás de Luxemburgo, Singapur, los Países Bajos e Irlanda, que mantiene la primera posición.

La proporción de empresas británicas que se han comprometido a mantener su residencia fiscal en el Reino Unido alcanzó un máximo histórico en 2017. En ese sentido, el 76% de los encuestados declaró que no tenían ningún plan para cambiar su residencia fiscal, la proporción más alta que se ha alcanzado desde el inicio de este estudio hace 12 años.

El estudio incluye a aquellos que se han trasladado o que están considerando y evaluando la posibilidad de cambiar al Reino Unido como residencia fiscal. Sin embargo, el número de empresas que declara que el Brexit los ha hecho más propensos a trasladar su residencia fiscal ha aumentado de un 2% a un 10%.

Según el socio Tax&Legal de KPMG Chile, Rodrigo Stein, el reporte “confirma la percepción que de los diversos factores que las empresas consideran a la hora de decidir dónde invertir, la variable impuestos sigue teniendo una importancia considerable. Contar con un sistema tributario competitivo entonces, resulta necesario para que las empresas locales puedan desarrollarse y también para atraer nuevas inversiones”.

Stein agrega que “dentro de los elementos que el reporte identifica como relevantes para medir la competitividad del sistema tributario, están por supuesto las tasas de impuesto o la carga tributaria efectiva. Sin embargo, lo interesante es que se identifican otros elementos que son altamente valorados como parte de la competitividad del sistema”.


Desafío fiscal frente al Brexit


Considerando la entrada en vigencia de reformas fiscales en otras latitudes como Estados Unidos, el informe de KPMG indica que “todavía no hemos visto hasta qué punto las reformas establecerán una nueva dinámica en el mundo de los negocios internacionales”.

En esa línea, el reporte sostiene que el Brexit “complica la situación en el Reino Unido y el desafío para los responsables de las políticas es equilibrar las tensiones y crear un entorno que aproveche la innovación y el crecimiento para el futuro”.

Agrega que “el atractivo fiscal del Reino Unido es relativamente resistente, pero el país ve salidas de flujo de algunas funciones importantes en medio de la incertidumbre del Brexit”.

Mientras que la mayoría de los encuestados declara que no buscan trasladarse su residencia fiscal del Reino Unido, existe un saldo neto de más empresas que sí buscan reubicar ciertas actividades comerciales fuera del país.

Las funciones que representan fuentes cruciales de trabajo y de inversión directa extranjera, tienen más posibilidades de trasladarse fuera del Reino Unido. Éstas incluyen finanzas (9% traslado fuera del Reino Unido, 3% traslado dentro), servicios de grupo (8% / 4%), manufactura (5% / 1%), propiedad intelectual (4% / 2%) y la sede central regional (5% / 4%).

Para un 42% de los responsables en la toma de decisiones fiscales, el Brexit sigue siendo un factor abrumador que creen tendrá el mayor impacto en sus decisiones de inversión durante los próximos 12 meses.

Importancia de la estabilidad del régimen tributario

La estabilidad del sistema es el aspecto que más se menciona por parte de las empresas encuestadas.

Al evaluar el atractivo de un régimen fiscal, la estabilidad fue el factor más identificado por las empresas británicas (79%), seguido por la previsibilidad de las medidas adoptadas por la autoridad fiscal (78%). Mientras tanto, el resto del mundo tomó más en consideración la baja tasa de impuestos efectiva (90%) y la estabilidad a lo largo de los años (86%).

Un 19% de los encuestados consideraron que el compromiso continuado con la reducción de la tasa general de impuestos corporativa a un 17% debería ser la acción prioritaria del Gobierno para impulsar el crecimiento durante los próximos 12 meses.

En promedio, los encuestados estimaron que la reducción de la tasa para 2020 podría impulsar el gasto de capital en un 11%, el número de personal en un 10% y la inversión en Investigación y Desarrollo en un 13%. Las prioridades de acción siguientes fueron la reducción de la complejidad y la mejora de iniciativas para incentivar la inversión en el país, ambos identificados por el 12% de los encuestados.

El informe plantea que “las empresas están buscando señales que demuestren que el Reino Unido puede seguir siendo un lugar competitivo y atractivo para hacer negocios, a pesar de las perturbaciones del Brexit”.

En ese contexto, Rodrigo Stein resalta que “la estabilidad del sistema a lo largo del tiempo, la predictibilidad de las acciones de la autoridad tributaria, la simplicidad y el conocimiento anticipado respecto de cambios significativos al sistema tributario son factores considerados muy importantes al evaluar el atractivo del sistema tributario de un país”.

Considerando todos los factores que el estudio resalta para el sistema tributario de Reino Unido, y en medio del debate que se está dando en Chile sobre este tema, Stein indica que “aun cuando la situación fiscal actual en Chile pareciera limitar la posibilidad de ver cambios en cuanto que tiendan a la reducción de la carga tributaria, sí debiera ser posible mejorar en estos otros aspectos que colaboren a aumentar el atractivo del sistema tributario de nuestro país”