​En Desacuerdo con los Acuerdos

|


Hermogenes Perez de Arce

La Cuenta de Piñera confirmó que éste es el VI Gobierno de la Concertación, tanto que explícitamente dijo que quiere reeditar “los acuerdos” del gobierno de Aylwin.

Al fin y al cabo, la gente sólo lo eligió para impedir una Chilezuela. Los votantes de derecha lo dijeron en todos los tonos, sabiendo que Piñera no es de derecha. Los de izquierda, que son mayoría (véase la votación parlamentaria), no lo dijeron pero lo hicieron, pues tampoco querían una Chilezuela o, lo que es lo mismo, otra UP, y en la presidencial se trasladaron de izquierda a derecha en suficiente número como para derrotar al socialismo por diez puntos. Porque, de izquierda y todo, a la mayoría no le gustan los escaparates vacíos.

Piñera ha formado comisiones donde hay desde UDIs hasta socialistas. Van a alcanzar acuerdos, dice, “consensos”. ¿Qué son éstos? “Conceptos que a nadie le importan mucho pero que nadie objeta” (Thatcher). O sea, generalidades sobre temas no esenciales. “Prohibido mover el bote”. ¿Privatizar Codelco y Enap? ¿Está loco? No hay acuerdo. Pero las verdaderas soluciones son como ésa. No de consenso. Son simplemente las mejores. Así Chile salió de la crisis de la deuda en los 80, antes que los demás.

La delincuencia, la salud, la educación, la previsión y la Araucanía van a seguir igual, porque se les van a aplicar “acuerdos”. Nada de “ir al hueso”, porque lo que llega al hueso provoca desacuerdos, “funas”.

El país sabe que las soluciones de fondo son las que provocan controversia y no consenso. Y por eso las figuras que hoy encabezan la encuesta presidencial son Beatriz Sánchez y Juan Antonio Kast, que no forman parte de las comisiones de Piñera. Polos opuestos, en desacuerdo, pero que “van al hueso”.

Soluciones de verdad, como las que sirvieron para trasladar a Chile del vagón de cola de los subdesarrollados al primer lugar de América Latina (que acabamos de perder, sintomáticamente, hace un par de semanas). No derivaron de acuerdos ni consensos, sino que provocaron controversia. Pero cambiaron al país.


Hermógenes Pérez de Arce