​Una hoja de ruta para el desarrollo y la equidad

|


Leonardo Moreno



En materia social, el "cómo" no da lo mismo. Por ello la conformación de mesas de trabajo público privadas que permitan integrar a todos los componentes de la estructura de oportunidades, como las que implementará el Ministerio de Desarrollo Social, van en la dirección correcta y debieran hacerse parte permanente de la lógica de trabajo de los diversos sectores.



Dada la reciente instalación del gobierno, se espera que la primera cuenta pública constituya más bien la definición de una esperada ruta de corto y mediano plazo, que contenga anuncios en las materias más fundamentales para avanzar hacia el desarrollo y la justicia social.


Desde diversos sectores de la sociedad civil hemos seguido con gran interés algunos de los temas que ya han aparecido en la agenda pública y que se esperan sean profundizados en la cuenta al Congreso. Los principales anuncios ya se han realizado, por ello, nos interesa destacar la importancia en el cómo se implementarán las diversas agendas. Ahí está la clave para resolver los problemas sociales más urgentes. Cuando hablamos de migración segura, ordenada y regular, ¿qué vamos a entender por orden o regulación?, cuando hablamos de proteger los derechos de la infancia, ¿qué tipo de tutela o amparo vamos a otorgar? O cuando la “agenda mujer” se toma la discusión política, ¿cómo vamos a mejorar en concreto aquellos aspectos que preocupan más a las mujeres y que provocan la inequidad de género y la vulnerabilidad? (como acceso a la salud o sueldos).


De acuerdo a los temas en agenda, adherimos completamente a la importancia que tiene resolver la situación de la infancia vulnerable y celebramos la entrega de las 94 propuestas del Consejo por la Infancia. Asimismo, esperamos que no se pierda el norte de la reforma. Es decir, que las medidas que emanen de las nuevas decisiones estén en plena sintonía con la Convención sobre los Derechos del niño. En el campo legislativo, insistimos en la necesaria acción de tutela ante la violación de los derechos o riesgo para la seguridad, y en términos de la implementación, es fundamental una bajada administrativa y descentralizada que asegure mayor protección de sus derechos. En la misma línea, es necesario que en el breve plazo la recién creada Subsecretaría de la Niñez establezca los indicadores de calidad con que se atenderá a niños y niñas.


En el tema migratorio, es importante contar con medidas administrativas adecuadas, pero requerimos que la discusión en el Congreso lleve a Chile a ser un país con una legislación moderna. Que tenga presente que somos firmantes de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, lo que nos obliga a respetar particularmente los servicios de educación y salud para los hijos de migrantes en cualquier situación y la no discriminación entre distintas nacionalidades.


Respecto de la superación de la pobreza, Chile tiene mucho que hacer. Hay esfuerzos valiosos que se hicieron en el gobierno anterior y que es necesario continuar, por ejemplo en materia de vivienda y entornos adecuados con énfasis en barrios que reduzcan la segregación. El trabajo es fundamental en este punto, porque el país debe ser capaz de hacer que el crecimiento económico se traduzca en puestos de trabajo decentes, ello requerirá nuevas estrategias que permitan actualizar la matriz productiva y depender menos del buen, pero fluctuante, precio de los commodities.


Finalmente, el proceso de descentralización ya iniciado debe continuar, con posibilidades de que las regiones identifiquen y adapten las políticas públicas a las especificidades de los territorios.


Sin dudas que en materia social, el "cómo" no da lo mismo. Por ello la conformación de mesas de trabajo público privadas que permitan integrar a todos los componentes de la estructura de oportunidades, como las que implementará el Ministerio de Desarrollo Social, van en la dirección correcta y debieran hacerse parte permanente de la lógica de trabajo de los diversos sectores.


Todos los sectores del país estamos llamados a colaborar en el desarrollo, con una hoja de ruta que avance en temas de justicia y equidad.



Leonardo Moreno

Fundación para la Superación de la Pobreza