Se profundiza escalada proteccionista por arancel de EE.UU. a importaciones de acero y aluminio

|


Exportaciones

La decisión de Estados Unidos de aplicar un arancel del 25% a las importaciones de acero y de un 10% a las de aluminio provenientes de la Unión Europea (UE), México y Canadá, tuvo inmediata respuesta de los afectados.

El anuncio de la medida vigente desde este viernes vino a encender los ánimos en una ola proteccionista que cubre las tratativas para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El Gobierno estadounidense tomó una decisión que deploramos, y obviamente va a llevar a medidas de represalia, como debe ser”, advertía el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. Así, la canciller se ese país, Chrystia Freeland, consignaba que se impondrán gravámenes que cubren US$ 12.800 millones sobre las internaciones desde EE.UU., incluyendo whisky, jugo de naranja, acero, aluminio y otros productos.

Por su parte, México anunció medidas “equivalentes” sobre un amplio rango de productos agrícolas e industriales de la potencia del norte. Las disposiciones apuntan a aceros planos, lámparas, piernas y paletas de cerdo, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, quesos, entre otros, de Estados Unidos y estarán vigentes hasta Washington elimine los aranceles, según la Secretaría de Economía.

Desde Europa las represalias tampoco han tardado. “Depende totalmente de las autoridades estadounidenses si desean ingresar a un conflicto comercial con su mayor socio”, aseguraba ayer el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire.

La Comisión Europea, que coordina la política comercial de los 28 miembros de la zona, había dicho que no era la causa de una sobrecapacidad en acero y aluminio, advirtiendo, a su vez, que de concretarse la medida estadounidense establecería tributos sobre los US$ 3.400 millones de exportaciones de ese país. En principio, adquisiciones como las motocicletas Harley Davidson y el bourbon están en la mira del Viejo Continente.