​La acertada agenda femenina de Piñera

|


Enrique Goldfarb 1SEMANA



Se vio como una Blitzkrieg frente a un tema que está teniendo enormes repercusiones en nuestra sociedad. En cierta forma, es parecido al impacto que tuvo cuando se le otorgó derecho a voto a las mujeres, un pleno reconocimiento a ser persona, a ser ciudadana del país y a elegir a sus autoridades. En este caso, por ejemplo, a que el mercado no les cargue a ellas un costo que debiera ser llevado por igual entre el hombre y la mujer, como es el caso de las isapres. O a tener sus hijos sin que después se las eche del trabajo, como hemos visto en carabineros. O a no ser acosadas en el trabajo.



Si un “malo” hace cosas buenas, bueno se queda

Como don Quijote dijo a Sancho, deja que los perros ladren… señal que avanzamos. Karol Cariola reaccionó sumamente picada diciendo que esta era la agenda de Bachelet, lo que, a decir verdad, ha reconocido en algunos aspectos el Presidente Piñera, al hacerle un guiño cuando presentó su programa sobre la equidad de género. La diferencia es que él ha lanzado la iniciativa para ser aprobada por el Congreso, en tanto que la ex Mandataria estaba ocupada mandando al Congreso la reforma constitucional, que ella consideraba mucho más importante que la equidad de género. Los otros partidos de izquierda han sido más honestos y han acusado el golpe estoicamente.

De otro lado, está el fuego amigo, el reto de un diputado representante de los evangélicos por este gesto hacia la ex Presidenta, a la que no le perdona la ley sobre aborto en tres causales. Seguramente gente muy conservadora de derecha mirará con recelo el sentido de esta agenda, si no algunos puntos en particular. Sin embargo, no son mayoría. Y es imposible aferrarse a esquemas que el resto de la sociedad no comparte, porque si no, las cosas que verdaderamente son importantes de preservar no tendrían ningún asidero político. Lo importante es que todos puedan tener sus espacios, los conservadores y las mayorías.

Incluso hubo quejas de que el presidente Piñera no sentía lo que había hecho porque, en el fondo era un machista irremediable. Lo cierto es que la cultura machista nos ha formado a todos los hombres de tal manera que no hay nadie que escape al mote de machista, todo ello con la vara de medición de las mujeres, emancipadas después del “#Me too”. Con todo, las beneficiadas serán decenas o centenas de miles de mujeres, así que se podría decir, “si los malos hacen cosas buenas, buenos se quedan”.



Golpe más que político, directo a la felicidad

Sin duda que esta agenda favorecerá al gobierno, en dos sentidos: primero, políticamente, porque es un acierto frente a problemas candentes, y que amenazan convertirse en explosivos. Sin duda las mujeres han pasado a ser los nuevos “pingüinos del 2011”. Segundo, porque traerá felicidad a las mujeres, sin que vaya en detrimento de los hombres, al menos los menos machistas. Y eso es beneficioso para los gobernantes, que la gente se sienta más feliz. Con todo, espero que no se llegue a establecer cuotas, porque eso va directo contra la eficiencia del sistema de mercado, donde hemos bajado como bólidos en el ranking de competitividad. Sí, que la cancha sea pareja y que, a la mujer capaz, no se le pongan impedimentos de ninguna especie para ocupar cargos en el mercado o en el gobierno.



Enrique Goldfarb

Economista