​Humphreys asigna tendencia Favorable a la clasificación de solvencia de Envases del Pacífico S.A.

|


EDELPA


Humphreys decidió mantener en “Categoría BBB+” la solvencia de Envases del Pacífico S.A. (Edelpa) asignándole una tendencia “Favorable”. En tanto, la clasificación de los títulos accionarios se mantiene en “Primera Clase Nivel 3” con tendencia “Estable”.

El cambio de la tendencia de la clasificación de solvencia de Edelpa, desde ”Estable” a “Favorable”, se explica por la reducción en los niveles de endeudamiento respecto de la capacidad de generación de flujos de la compañía, así como a la enajenación de su filial Novoflex, que permitirá a la emisora invertir los recursos provenientes de esta operación en la adquisición de maquinaria que posibilitará participar en nichos de mercado al cual no podía acceder previamente.

El siguiente gráfico muestra que la razón pasivo exigible sobre patrimonio se reduce a niveles de 0,7 en la observación a septiembre de 2017. La deuda financiera de la empresa, por su parte, ha continuado reduciéndose, llegando a los $15.169 millones en septiembre de 2017. En términos relativos, la deuda financiera sobre el EBITDA cayó desde los niveles de 4,5 veces exhibida en 2016, a 2,6 veces en el año móvil más reciente. Por su parte, la deuda financiera sobre Flujo de Caja de Largo Plazo (FCLP) 1 también muestra una caída, pasando de 5,1 veces en 2016, a 3,4 veces en la última observación.

Entre las principales fortalezas de Edelpa que la clasificación reconoce destacan el posicionamiento de mercado que presenta la sociedad dentro de su segmento objetivo (negocio de envases flexibles), tanto en Chile como en Latinoamérica, y una cartera de clientes conformada, principalmente, por empresas de reconocido prestigio y solvencia que, mediante la prestación de un servicio competitivo y de calidad, entregan al emisor adecuadas perspectivas de crecimiento.

Complementariamente, la clasificación de riesgo se ve favorecida por las inversiones en tecnología que ha realizado la administración –orientadas a mejorar la calidad y el cuidado del medioambiente- con el objetivo de mejorar sus niveles de eficiencia. También se consideran positivamente los años de experiencia que posee en la industria y la existencia de una oferta de productos que se adapta a las necesidades de sus clientes, con potencial de crecimiento, especialmente, en el segmento de alimentos.

Desde otra perspectiva, dentro de los elementos que restringen la clasificación se considera el nivel de competencia al interior de la industria, que ha presionado a una baja en los márgenes y rentabilidad consolidada del negocio. Con todo, la más reciente observación muestra una leve recuperación de los márgenes de explotación y operacional.

Adicionalmente, la categoría asignada incorpora la exposición de las exportaciones de Edelpa, tanto por la volatilidad del tipo de cambio como por el hecho de orientarse a países cuya clasificación de riesgo es inferior a la de Chile. También se considera como riesgo la concentración por cliente que presentan las ventas de la compañía y las posibles implicancias en los resultados de la eventual pérdida de un grupo reducido de contratos. Otros factores considerados son los posibles cambios en la regulación ambiental, el riesgo de obsolescencia tecnológica y la exposición a la variabilidad de los precios de los insumos.

La clasificación de acciones en “Primera Clase Nivel 3” responde al hecho que la sociedad emisora, dado que sus acciones presentan una baja presencia bursátil (inferior al 20%), mantiene un contrato para operaciones de market maker, con el objeto de entregar una señal del precio de mercado del instrumento. La tendencia de clasificación de las acciones se califica Estable, considerando que en el mediano plazo no se evidencian elementos que pudieren hacer variar su nivel actual de presencia bursátil.

Edelpa participa en la industria de envases flexibles, proveyendo soluciones de packaging a las principales compañías multinacionales de consumo masivo de Chile y Latinoamérica. Durante 2016 tuvo un volumen de ventas superior a las 10.000 toneladas y una participación estimada en alrededor de un 30% del mercado local de envases flexibles. En el ejercicio de enero – septiembre 2017 la empresa generó ingresos por alrededor de US$59,5 millones y un EBITDA cercano a los US$ 7,3 millones. Sus pasivos financieros al 30 de septiembre ascendían a US$23,8 millones.