​Virus afectó Funcionamiento de Sucursales del Banco de Chile pero sin arriesgar cuentas

|


Banco de Chile


El problema que afectó a los sistemas informáticos de las sucursales del Banco de Chile jueves y viernes de la semana pasada, que las obligó a permanecer con sus puertas cerradas, fue originado por un virus. A través de una declaración pública, la entidad -ligada al grupo Luksic- aseguró que "luego de una exhaustiva investigación, se determinó que el origen de la falla detectada fue un virus, presumiblemente proveniente de redes internacionales, que afectó directamente estaciones de trabajo de Banco de Chile, tales como mesón de oficinas y terminales de nuestros ejecutivos y del personal de caja, entre otros, provocando dificultades en el servicio en las sucursales y banca telefónica". La entidad bancaria añadió que luego de identificar el virus, se procedió a desconectar las estaciones de trabajo y dejar de operar algunos proceso habituales "con el fin de controlar la eventual propagación de ese virus". La entidad bancaria afirmó que se aseguró "en todo momento la integridad de la información y de los datos, de manera que nunca se afectara la seguridad de las transacciones, fondos y registros de nuestros clientes". Daño apuntaba al banco y no a clientes "La investigación desarrollada ha permitido establecer que este virus estaba dirigido a dañar directamente al banco y no a nuestros clientes, ni a sus cuentas y productos. Reiteramos que en todo momento los saldos e inversiones de los clientes, incluidos los registros e integridad de todos sus productos, han estado resguardados y no han sido afectados", afirmó.