​¿Y Nadie Dirá Ni Hará Nada?

|


Hermogenes Perez de Arce



Han pasado dos semanas desde un atentado contra la libertad de expresión en Chile y nadie ha dicho ni hecho nada: el director del Museo Histórico Nacional fue destituido por la ministra de las Culturas y el Patrimonio, Alejandra Pérez, por haber incluido en una exhibición de figuras y frases históricas acerca de la libertad, una efigie del Presidente Pinochet y, debajo, una frase suya que decía: “La gesta del 11 de septiembre incorporó a Chile a la heroica lucha contra la dictadura marxista”.


Cuando la pronunció, en 1973, ella interpretaba a la gran mayoría de los chilenos y a sus principales líderes, que en ese momento eran el presidente del Senado, Eduardo Frei Montalva, el de la Cámara, Luis Pareto, el del principal partido, la DC, Patricio Aylwin; el del partido Nacional, senador Sergio Onofre Jarpa; y a otras colectividades, como la Democracia Radical y el Partido de Izquierda Radical, presidido por Luis Bossay y escindido de la UP, que se sumaban a la mayoría que en la Cámara de Diputados había acordado pedir a las Fuerzas Armadas que “pusieran término” a la situación creada por el gobierno de Allende.


¿Qué ha sucedido en Chile para que hoy se sancione con la destitución a un funcionario que se limita a exponer –como corresponde a un museo— una frase y una figura históricas? ¿Qué puede estar sucediendo para que hasta la hija del Presidente depuesto el 11 de septiembre de 1973, la senadora Isabel Allende, haya considerado “exagerada” la destitución del director del Museo, pero nada suceda después?


Ha sido, sin duda, un atentado contra la libertad de expresión, uno de los derechos básicos que garantiza la Constitución. Y como todos conocemos la trayectoria de la ministra y la del presidente que la designó, tenemos fundamento para pensar que la medida fue originada en una decisión de él y no de ella.


¿Y nadie más que esta columna dirá ni hará nada ante semejante atropello a un valor fundamental de nuestra sociedad y de la democracia?



Hermógenes Pérez de Arce