​Temas Descuidados

|


Luis Riveros


Las recientes protestas feministas han sorprendido al país. Su explosión se ha debido a casos ocurridos en algunas universidades, los cuales no han sido adecuadamente resueltos bajo el imperio del actual ordenamiento jurídico-institucional. Casos que van desde tratamiento humillante y acoso sexual hasta actos puramente delictuales del que han sido víctimas algunas mujeres. A pesar de lo delicado del tema y de la difícil definición de las connotaciones que adquieren esas faltas, resulta necesario que se norme sobre ello, cuidando el respeto que se debe a toda la comunidad universitaria. Se debe considerar que la igualdad es parte fundamental de la libertad académica, coartada muchas veces por actitudes sexistas y descalificatorias. Por eso, habría sido de esperar una reacción de conjunto del sistema universitario, con propuestas y decisiones para abordar estas situaciones con políticas permanentes. 


Pero más allá de estas problemáticas universitarias, las manifestaciones han puesto de relieve el tema a nivel de la sociedad chilena, donde prevalecen conductas de maltrato y segregación hacia la mujer que rayan en lo abiertamente delictual, y que han sido culturalmente tolerados. 


Estas faltas necesitan ser abordadas explícitamente en la ley, de una manera realista, como ahora parece no serlo provocando insuficiencia de la misma para tratar adecuadamente con este tipo de situaciones. Ciertamente muchas de las demostraciones que se han visto durante los días pasados en pro del feminismo, exageran un tanto sobre la prevalencia de los problemas señalados. Pero sin duda tales problemas están presentes y han sido descuidados, sin ser por ello necesario las demostraciones exageradas o vinculadas a la política contingente para darse cuenta de que el país necesita atenderlos como prioridad. Se necesita un cambio cultural que lleve a un tratamiento digno hacia la mujer y que establezca una verdadera igualdad en derechos y deberes. Eso sería un reflejo verdadero de la democracia que estamos los chilenos tratando de cuidar y dejar como un legado hacia el futuro.



Luis A. Riveros

Universidad de Chile