​Actividad manufacturera en Japón moderó su crecimiento en mayo

|


 


Japon

La actividad de la industria manufacturera japonesa suavizó su ritmo de crecimiento a su nivel más lento al enfriarse los nuevos pedidos. La lectura preliminar del Indice de Gerentes de Compras (PML, por su sigla en inglés), elaborado por Markit/Nikkei, se replegó a 52,5 en mayo, su menor nivel desde agosto de 2017, desde una cifra de 53,8 en abril.

Tal desempeño, estiman agentes del mercado, sugiere un debilitamiento de la demanda doméstica nipona que podría afectar el repunte económico.

Con todo, el IML permanece por encima del 50, umbral que separa la expansión de la contracción en la actividad, por vigésimo mes consecutivo.

El índice preliminar de los nuevos pedidos replegó a 52,3 en mayo desde una lectura final de 53,8 el mes anterior, en una señal de que el consumo interno japonés se resintió ligeramente. La producción también se expandió a un ritmo más lento frente a abril.

Sin embargo, el índice de nuevos pedidos de exportación subió a 51,0 desde 50,4 en abril, lo que apuntaría un rebote de la demanda global. Un auge mundial de los envíos apuntaló a muchas de las economías regionales dependientes del comercio durante 2017 y hasta 2018.

No obstante, Japón cortó su mejor racha de expansión en décadas en el primer trimestre de este año, cuando su PIB se contrajo más que lo esperado por la debilidad en el gasto de los consumidores, la inversión empresarial y los embarques.