Entel: Fuerte competencia continúa impactando Resultado Operacional en Primer Trimestre

|


ENTEL WEB

Entel registró una utilidad de sólo $23 millones (US$38.000) para el período enero-marzo, impactada especialmente por la entrada en vigor de una norma que la obliga a separar las ventas de equipos de los servicios. “La aplicación de la nueva norma contable significó efectuar un ajuste inicial al 1 de enero de 2018 (...) el cual se reconoció en patrimonio. Este ajuste inicial ascendió a $100.779 millones neto de impuestos”, explicó la firma en la FECU ingresada a la Comisión para el Mercado de Valores, CMF.


Según cifras proforma entregadas por la compañía, la ganancia habría alcanzado $8.470 millones en el primer trimestre sin la aplicación de la nueva normativa, lo que representa un desplome del 40% interanual, y de 99,8% comparando resultado con resultado del primer trimestre del año anterior.


Los Ingresos de Entel del primer trimestre pro-forma estuvieron planos a/a, en línea con las estimaciones de Bci Corporate & Investment Banking, alcanzando los $476.677 millones. Al incorporar la nueva norma contable IFRS15, los ingresos disminuyen 2,8% a/a. Lo anterior en parte, por aumento de la operación en Perú (+15,0% a/a), consistente con una relevante expansión en la base de clientes (+34% a/a), principalmente en el segmento de prepago,

alcanzando en total 6.862.120 suscriptores. Asimismo, ARPU (ingreso promedio por equipo) en Perú se ubicó en US$ 8,5 por usuario, lo que representa una reducción de 17,5% a/a, tendencia a la baja dada la fuerte competencia local. Ingresos pro-forma consolidados en Perú decrecieron un 4,0% a/a, impactados por alta presión competitiva, junto con menores ingresos en Data Services de 3% a/a. Por su parte, ARPU en Chile se mantuvo plano a/a y suscriptores móviles alcanzaron los 9.272.397, lo que equivale a una contracción de 1% a/a, moderando la evolución contractiva de suscriptores en Chile, impulsado principalmente por caída en el segmento prepago (-8,3% a/a).

El Ebitda pro-forma se ubicó en $111.379 millones, lo que representa una leve expansión de 1,3% a/a, superior a las expectativas de Bci Corporate & Investment Banking. Esto se explica en gran medida por una operación plana, junto con menores pérdidas en Perú, donde el Ebitda pro-forma fue de US$ -8,116 millones, tendencia que los analistas consideran positiva y que estiman podría llegar a break-even hacia fines del 2018. Sin embargo, dada la nueva norma IFRS15, Ebitda en Perú se ubicó en US$ -27,036 millones, lo que junto con caída en ARPU dada la fuerte competencia en Perú, se traduciría en un factor de riesgo necesario de monitorear. Con todo, margen Ebitda pro-forma consolidado se expandió 30pb, situándose en 23,4%.


Finalmente, la utilidad pro-forma atribuible a controladores se situó en $8.470 millones (-40% a/a), sobre las expectativas de Bci Corporate & Investment Banking, aunque en línea con el consenso. Lo anterior, debido principalmente a un débil resultado operacional junto con mayores costos de financiamiento.