Por acuerdo alcanzado con Corfo mejora la clasificación de los instrumentos de deuda de SQM

|


Sqm inter

Humphreys decidió modificar a “Categoría AA-“ la línea de bonos de Sociedad Química y Minera de Chile S.A. (SQM), con tendencia “Estable”, en tanto que su línea de efectos de comercio se modifica a “Categoría Nivel 1/AA-“, con tendencia “Estable”, mientras que las series A y B de acciones se mantienen en “Primera Clase Nivel 3” con tendencia “Estable”.


La modificación en el rating asignado a los instrumentos de deuda, desde “Categoría A+” a “Categoría AA-“ responde a la toma de razón, por parte de la Contraloría General de la República, del acuerdo alcanzado entre Corfo y SQM, que permite reducir los niveles de incertidumbre que enfrentaba la compañía, dando por finalizado la impugnación del contrato que había presentado Corfo, lo que permite a SQM incrementar la producción de litio.


Aun cuando la emisora ha informado que impugnará algunas cláusulas de este acuerdo (según lo señalado en el reporte 20F), en los hechos, el convenio da cuenta de la voluntad de las partes para dar solución a sus discrepancias. Más aún, dicho acuerdo entrega un marco de referencia para cualquier cambio a los términos del mismo, reduciendo la incertidumbre respecto a cualquier nuevo proceso de negociación y acotando los posibles efectos sobre el negocio del emisor y, por ende, sobre su EBITDA.


SQM es una sociedad anónima abierta, cuyo negocio principal es la producción y comercialización de nutrientes vegetales de especialidad, yodo, litio, fertilizantes potásicos y químicos industriales. Estos productos son extraídos de la explotación y posterior procesamiento de los recursos minerales obtenidos de los yacimientos de caliche y salmueras. La compañía opera a través de filiales, tanto en Chile -para sus actividades de producción- como en el exterior, para sus labores de comercialización, manteniendo una red comercial internacional especializada, con ventas en más de 110 países.


SQM, de manera consolidada y tomando como base el ejercicio de diciembre de 2017, alcanzó ingresos por US$ 2.157 millones, ganancias por US$ 428 millones y un EBITDA de US$ 894 millones. Los ingresos aportados por las áreas de Nutrientes Vegetales de Especialidad, Yodo y Derivados, Litio y Derivados, Químicos Industriales, Cloruro de Potasio y Sulfato de Potasio (en adelante Potasios), y Otros representaron el 32%, 12%, 30%, 18%,6% y 2%, respectivamente. Su deuda financiera se ubicó en US$ 1.251,8 millones y el patrimonio en US$ 2.247 millones al 31 de diciembre de 2017.