​Argentina no logra frenar caída del peso, pese a elevar su tasa de interés en 300 puntos básicos

|


Banco Central Argentina WEB

El Banco Central de Argentina subió fuertemente la tasa de interés, por segunda vez en menos de una semana, para intentar frenar un debilitamiento de la moneda local frente al dólar que está acelerando la inflación.


La tasa de política monetaria aumentó 300 puntos básicos a un 33,25 por ciento y siguió a otra alza sorpresiva y de igual magnitud del viernes pasado.


La medida, sin embargo, no logró frenar la caída del peso interbancario, que pese al anuncio cayó a un mínimo histórico de 23,00 unidades por dólar. La moneda local ha perdido casi un 11 por ciento desde el viernes.


Desde marzo, la autoridad monetaria ha realizado enormes ventas de dólares de sus reservas en el mercado cambiario, con el objetivo de evitar una fuerte devaluación que acelera la inflación que el gobierno busca frenar antes de la elección presidencial del próximo año.


Desde inicios de marzo, el Banco Central de Argentina ha inyectado al mercado de cambios US$7.275,5 millones para apuntalar al peso, según datos oficiales, lo que generó una contracción de más del 10 por ciento en sus reservas de divisas. Hasta el miércoles, las reservas totalizaban unos 55.998 millones de dólares.