​Es que Hay que Hacer Algo

|


Hermogenes Perez de Arce

Los chilenos tenemos cuatro palabras que son ya muletillas: “hay que hacer algo”. Lo malo es que no lo hacemos. Y los chilenos de derecha, en particular, sostenemos que se ha falseado la verdad histórica, se ha impuesto generalizadamente una “posverdad” de lo que fue el Gobierno Militar y “hay que hacer algo”.


Durante 28 años yo también estuve diciendo eso, hasta que hace un año y medio comencé a escribir la verdadera historia, con el resultado de un libro de quinientas páginas titulado “Historia de la Revolución Militar Chilena 1973-1990”. Pues el 11 de septiembre de 1973 se inició un proceso revolucionario que no sólo tuvo obvia trascendencia interna, sino que internacionalmente alcanzó un significado parecido al que, en sus respectivos tiempos, tuvieron la Revolución Francesa y la Revolución Rusa.


Lo he sometido a tres diferentes casas editoras. Una me respondió casi inmediatamente que no podía incluirlo en su calendario de publicaciones. En otra su directorio se dividió y ha pasado más de un mes sin superar la división. Y la tercera no me ha contestado nada, lo que interpreto como un cortés “no”.


Entonces he resuelto publicarlo por entregas en mi <blogdehermogenes.blogspot.com>. Calculo que al cabo de tres meses habré completado la publicación de la “Historia de la Revolución Militar Chilena 1973-1990”, poniéndola así, “sin fines de lucro”, a disposición del país y el mundo, “urbi et orbi” y “para perpetua memoria”, como “algo que puede interesar a más de alguien”. Como también tengo un pequeño sello editorial, “El Roble”, haré yo mismo una edición impresa de mil ejemplares.


Para el 40° aniversario del 11 de septiembre de 1973, en 2013, “hice algo” parecido: publiqué en este blog mi libro “Ni Verdad ni Reconciliación”, que a la fecha registra ocho mil visitas, aparte de haberse vendido en librerías a través de Editorial Maye, de mi recordado amigo Alfonso Márquez de la Plata. Pues frente a lo de los “cómplices pasivos” hubo que “hacer algo”.


Peor es no hacer nada.


Hermógenes Pérez de Arce