​La astronomía logra el mayor censo de estrellas de la historia

|


Via Lactea

El catastro fue realizado gracias al uso combinado del satélite espacial GAIA instrumento que busca crear un mapa tridimensional de las estrellas de nuestra galaxia, en combinación con el espectrógrafo del Experimento de Evolución Estelar del Observatorio Apache Point Observatory (APOGEE), en Estados Unidos.


Los datos fueron analizados por científicos de diversos instituciones de astronomía del mundo, destacando el rol del investigador postdoctoral del Departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción, José Fernández-Trincado “Mi aporte fue proporcionar el modelo de la Vía Láctea llamado GravPot16, el cual permite predecir y estudiar las trayectorias orbitales de las estrellas de nuestra propia galaxia con gran detalle”, explica el científico.


Un mapa de una precisión nunca antes visto


El impresionante volumen de información obtenido, que pretende construir un mapa 3D de la La Vía Láctea, buscará reconstruir computacionalmente la estructura e historia de la misma. “Queremos entender cómo se formó y cómo evolucionó nuestra galaxia. Gaia es la sonda astrométrica más grande jamás creada y está midiendo la posición, velocidad y distancia de las estrellas en el firmamento con una precisión tal que si estuviera en la Tierra, podría medir el movimiento de una moneda sobre la superficie la Luna”, explica el Doctor Trincado.


Se espera que la información entregada por esta investigación permita reconstruir las trayectorias orbitales del 1% de las estrellas de la Galaxia, de manera de “retroceder” en el tiempo y observar la formación de cúmulos globulares, también conocidos como fósiles estelares.


Adicionalmente, Gaia - que fue lanzado al espacio el 19 de diciembre de 2013- ayudará a generar datos de millones de nuevos planetas extra-solares, así como contribuir a la detección de asteroides potencialmente peligrosos para nuestro planeta tierra. “Gaia es toda una revolución en la astronomía, se viene una nueva era de muchos descubrimientos así como avances tecnológicos”, concluye el astrónomo.