​Virus de la disidencia

|


Enrique Goldfarb 1SEMANA

Los elementos más valiosos de la DC están renunciando al partido. Mariana Aylwin, Soledad Alvear, el Gute. Otros quedan, pero se nota que con un pie afuera y otro adentro, viendo los acontecimientos. El probable nuevo timonel -Fuad Chaín-intentará arreglar el entuerto, aunque en ausencia del pegamento del poder, será difícil. Lo sucedido no es privativo de la DC, y aunque en forma menos notoria, sus síntomas se notan en otros conglomerados. En el PPD, el posible nuevo presidente, el ex canciller Heraldo Muñoz, a quien es posible identificar más con la Concertación que con la NM, manifestó que el error había sido ir mucho hacia la izquierda. Recientemente, el secretario del PS, Pablo Velozo, manifestó que había que ir más hacia el realismo y no quedarse tanto en los valores, lo que es idéntico a lo que piensa el ex canciller y los disidentes DC.


El factor Piñera

Un factor catalizador ha sido sin duda, Piñera y la forma como está trabajando la coalición gubernamental. En poco más de 40 días, le puso candado a la inmigración, se tiró de cabeza a reformar el Sename, su ministro de salud anuncia medidas para racionalizar el mercado de Isapres, de modo que se acerquen más a las necesidades de la gente. Mandó a todo su gabinete a la Araucanía para trabajar intensivamente en un programa de desarrollo para la región más conflictiva del país, y días atrás informó de un vasto plan para mejorar la seguridad y detener la delincuencia, reordenado la relación y comunicación entre las policías y otros temas relacionados.


El legado de Bachelet

En contraste, el anterior gobierno, el del “legado”, lo único que hizo fue mirar tranquilamente como día tras día llegaban, en forma descontrolada, aviones cargados de haitianos, como si fuera una llave abierta que debía mantenerse tal cual. Con los muertos y escándalos del Sename, aparte de pagar un favor político con la fiscal que la sacó de la acusación del maremoto, poniéndola a cargo de la institución, y lamentar las muertes, Bachelet no hizo absolutamente nada. Tampoco se tocó una política respecto de las Isapres, con graves problemas en la forma como ganan toneladas de plata año tras año mientras sigue candente el tema de las preexistencias, que asfixia toda competencia entre ellas, y se discrimina contra los viejos y las mujeres. Sorprende que no haya prendido un NO+ Isapres

Pero pensando en la forma como echaban todo a perder, es mejor que no se hubieran metido y le dejaran la tarea a este gobierno.


De la delincuencia, rampante como nunca, ni siquiera vale la pena explicar, por lo obvio, el nulo avance y fuerte retroceso en materia de victimización y temor de la gente. ¿Cuánto de esta inacción se debe a factores ideológicos, del tipo de “que los delincuentes son delincuentes porque son pobres debido a la explotación de los ricos”? Los comunistas y los que a sabiendas o no, siguen rutas similares, piensan así porque, para ellos, todo está mal y lo estará hasta que llegue la dictadura del proletariado. Después, barrerán con los delincuentes al igual que con los adversarios políticos. En Cuba no hay delincuentes. Están todos en la cárcel o en la zafra.


Comparación necesaria


De modo que, viendo adonde llegará Piñera con su forma de trabajar y encarar las cosas, y adonde llegaron ellos con las recetas de Bachelet, la migración hacia políticas más racionales y efectivas resulta una decisión más que saludable para el futuro político de la DC y de la izquierda.


Enrique Goldfarb

Economista