​Wall Street cae por resultados empresariales que no convencieron y un nuevo repunte en los rendimientos de los bonos del Tesoro

|


WALL03

Después de haber partido con subidas, los principales índices de la bolsa neoyorquina regresaron a las pérdidas entre la insatisfacción del mercado por las cifras corporativas y la preocupación ante la posibilidad de que el impulso de los títulos a diez años encarezca el endeudamiento.


Al final de las operaciones, el Dow Jones, que alcanzó a perder más de 500 puntos en medio de la sesión, retrocedió un 1,74% y completó su quinta jornada consecutiva en rojo.


Por su parte, el selectivo S&P 500 bajó un 1,34 % y el Nasdaq perdió un 1,70 %, impactado por el declive de los títulos del denominado grupo FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet), cuyo desempeño repercute de inmediato en los mercados.


Tan solo Alphabet, matriz de Google y que anunció un alza del 73 % en su beneficio neto en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo de 2017, se deshizo este martes de un 4,45 %, en una tónica seguida por los otros gigantes tecnológicos.


Los inversores fueron particularmente duros con las acciones de Caterpillar, cuyos papeles se derrumbaron un 6,20 % pese a que informó antes de la apertura de Wall Street que su beneficio neto trimestral por acción fue de 2,74 dólares, muy por encima de los 32 centavos que tuvo en los primeros tres meses del 2017.



El mercado reaccionó así después de que Brad Halverson, director financiero de Caterpillar, empresa considerada por los expertos como un barómetro de la economía y del mercado global, dijera que la ganancia alcanzada entre enero y marzo será la marca máxima del año.


También supuso un motivo para tomar previsiones el hecho de que el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 diez años haya alcanzado nuevamente por momentos el 3%.


Este indicador influye en el costo del endeudamiento para personas, empresas e incluso gobiernos estatales y locales.


Los expertos consideran que este repunte es además una señal de la confianza de los inversores en la estabilidad de la economía en EE.UU., donde hoy se conoció de la recuperación en la venta de casas nuevas, que creció un 4 % en marzo pasado después de tres meses de descenso consecutivos.