​Facebook

|


Enrique Goldfarb

Requerido por el congreso de EE. UU., a Mark Zuckerberg se le preguntó si le gustaría que alguien, a quien él no había autorizado, supiera de sus comunicaciones privadas. El CEO de Facebook se puso de todos colores y contestó que, evidentemente, no le gustaría.


El problema no son los datos, sino la individualización


Eso sesgó todo el cuestionamiento de la falta de privacidad de la tecnológica, como si se tratara de la posibilidad de llegar específicamente a una u otra persona, cuando mucho más importante y diría inevitable, es la posibilidad de que se puedan establecer modelos de comportamiento generales o globales a partir de la información que se saca de los individuos. Así, por ejemplo, nadie cuestiona el Censo y la gente se somete voluntariamente a encuestas, que cuentan con el compromiso de que sus datos serán anónimos. Y la utilidad de dicha información es enorme. Basta saber que si no fuera por ella no sabríamos cuantos somos los chilenos. E incluso, si fuera efectivo que con ello se llegó a leer la mente de los norteamericanos-lo que es bastante dudoso, a lo más algunos tips respecto a lo que decir y a quienes- , lo que le permitió a Trump triunfar en las elecciones, eso sería más bien el triunfo de la democracia, aunque a algunos no le guste Trump.


Inteligencia artificial


Por otro lado, basta leer lo que se viene en términos de penetración de la inteligencia artificial, para darse cuenta de que será imposible sustraerse a que se conozca de nosotros, sin que sea necesario llegar a identificarnos. Y los recelosos a ultranza, que no creo que sea nadie, tendrían que irse a vivir a una isla desierta y retroceder a la edad de piedra en términos de condiciones de vida.

Por ello me llamó la atención que, en lugar de lapidar a Zuckerberg, inclusive él mismo en su pobre defensa, nadie le exigiera que, a lo más, introdujera una restricción a los datos que vende o usa, que imposibilite individualizar a las personas que componen las muestras o el universo de Facebook.


Enrique Goldfarb

Economista