​Facebook buscaría evitar que 1.500 millones de sus usuarios sean protegidos por nueva ley de privacidad de la UE

|


Facebook WEB


En poco más de un mes entrará en vigencia el nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, que le permitirá a los reguladores del Viejo Continente multar a las empresas que reúnan datos o utilicen información personal sin autorización de sus usuarios. Y la nueva ley permite multas de hasta 4% de los ingresos globales anuales de los infractores, lo que en el caso de Facebook podrían ser miles de millones de dólares.

Actualmente los miembros de Facebook fuera de Estados Unidos y Canadá están cubiertos por los términos de servicio acordados con la oficina central internacional de la empresa situada en Irlanda, ya sea que los usuarios lo sepan o no.


Al 25 de Mayo próximo, eso sería así sólo para los usuarios europeos, lo que significa que 1.500 millones de usuarios en África, Asia, Australia y América Latina no serán protegidos por el nuevo cuerpo legal.


El cambio ocurre en momentos en que Facebook está bajo la lupa de reguladores y legisladores de todo mundo, luego de que reveló el mes pasado que la información personal de millones de usuarios terminó erróneamente en las manos de la consultora política Cambridge Analytica, lo que generó preocupaciones sobre cómo la empresa protege los datos de las personas.


El cambio afecta a sobre un 70 por ciento de los más de 2.000 millones de usuarios de Facebook. Hasta diciembre, Facebook tenía 239 millones de usuarios en Estados Unidos y Canadá, 370 millones en Europa y 1.520 millones en otras zonas del mundo.


Al igual que muchas otras empresas tecnológicas estadounidenses, Facebook creó una filial en Irlanda en 2008 y sacó provecho de sus bajas tasas de impuestos corporativos, redirigiendo al país sus ingresos por ventas de publicidad fuera de Norteamérica. La unidad está sujeta a las normas aplicadas por la Unión Europea.


En un comunicado entregado a Reuters, Facebook restó importancia a los cambios de los términos de servicio, afirmando que planea hacer disponibles en todo el mundo los controles de privacidad y ajustes que obtendrá Europa bajo la RGPD.


“Nosotros aplicamos las mismas protecciones de privacidad en todas partes, sin importar si tu acuerdo es con Facebook Inc o Facebook Irlanda”, sostuvo la empresa.


En la práctica, el cambio significa que 1.500 millones de usuarios afectados no podrán presentar demandas ante el Comisario de Protección de Datos de Irlanda o los tribunales irlandeses. En su lugar, estarán regidos por las notas de privacidad más laxas de Estados Unidos. Con ello Facebook tendrá mayor libertad para manejar los datos de sus usuarios señalan analistas. Ciertos tipos de datos, como el historial de navegación, por ejemplo, son considerados personales bajo la ley de la UE, pero no están protegidos en Estados Unidos.